BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

miércoles, 16 de abril de 2008

Dura realidad en el Senado de Chile, destituyen de su cargo a Ministra de Educación Yasna Provoste.

La aprobación mayoritaria del primero de los cinco puntos por los cuales se acusaba a la ministra de Eduación, Yasna Provoste, gatilló su automática destitución del cargo y por ende la inhabilidad para ejercer otros cargos.

Con los votos de los independientes Carlos Bianchi, Adolfo Zaldívar (ex DC), Fernando Flores (ex PPD) y Carlos Cantero (ex RN), el Senado aprobó por 20 votos a favor y 18 en contra la destitución de la ministra de Educación, Yasna Provoste.

Tal como se había anticipado el fundamento de cada uno de los legisladores que actuaron como jurado dio lugar a la acusación constitucional contra la titular del Mineduc, por los desórdenes administrativos en la entrega de subvenciones escolares por parte de la seremi metropolitana del ramo.

El primero de los cinco puntos por los que se cuestionaba a la ahora ex secretaria de Estado en su ejercicio bastó para sellar el futuro de Provoste, puesto que la aprobación de cualquiera de ellos le otorgaba la inhabilidad en su puesto y para ejercer cualquier cargo público durante 5 años.

Ni siquiera podrá hacer clases en colegios municipalizados durante el período. Eso explica la impotencia de Yasna Provoste, quien llamó a reconocer la “injusticia” de su destitución, luego de completarse el proceso de la acusación constitucional, que fue aprobada por parte de la llamada nueva mayoría, conformada por la derecha y los independientes.

Los cuatro independientes fueron claves en la votación que hizo caer a la ministra en el primer capítulo del libelo, correspondiente a la falta de corrección del desorden administrativo en la Seremi metropolitana de Educación.

Así, las posiciones de quienes anunciaron aprobar se igualaron a la postura que parecía más abierta a favor de la secretaria de Estado y que mantuvo hasta último minuto el senador Carlos Bianchi, quien en su alocución de la mañana dijo que no le correspondía transformarse “ni en salvador de un gobierno ni en parte de una nueva mayoría”.

También hubo expectativa ante la votación de Pablo Longueira (UDI), quien había sostenido que no votaría en bloque, pero al intervenir dejó en claro que apoyaría el libelo por considerar que había fundamento jurídico.

Carlos Cantero (ex RN) fue otro de los senadores que estuvo en la mira del gobierno en su intento por salvar a la ministra, pero a la hora de la verdad no dudó en sumarse a lo que se ha dado en llamar “la nueva mayoría” y que fue en definitiva la que aprobó el libelo en el Senado.

Adolfo Zaldívar (ex DC), quien encabeza el grupo de independientes y fue elegido por los mismos votos que hoy destituyeron a Yasna Provoste, fue tajante en decir que estaba con los acusadores. Planteó que la defensa de la ministra fue precisamente lo que lo convenció de votar a favor del libelo, pues según dijo “para ella el ministro no tendría responsabilidad de ninguna especie, cualquiera fueran las irregularidades”, y rechazar “consagraría la irresponsabilidad de los ministros”.

"No declarar la culpabilidad de la acusada sería no sólo hacer caso omiso a las infracciones legales, sino dejar la puerta abierta para que otras autoridades del Estado también se sientas autorizados para actuar bajo el supuesto de que son irresponsables y que por ello no pueden ser acusados constitucionalmente, a menos que cometa los delitos de traición, concusión, malversación de fondos públicos o que por cualquier causa se nieguen a firmar un decreto supremo o un reglamento".

Agregó que "si eso fuera permitido por el Senado la democracia chilena recibiría un fuerte golpe en una de sus estructuras vitales para el país. Esto es, el principio de responsabilidad de las autoridades. Si tal principio desaparece, las infracciones constitucionales y legales y los abusos de poder no tendrían barrera de contención".

En tanto, Fernando Flores cerró el debate con similar argumento, señalando que no hubo una toma de responsabilidad por parte de Provoste. Dijo haber conversado la posibilidad de rechazar junto a la Concertación, pero finalmente aprobó en tres puntos, en tanto la ministra no renunció al cargo antes de llegar a este punto.

"Lo que me terminó de convencer de votar la acusación fue la defensa, porque la defensa final hace una defensa en la que se desaparece la responsabilidad y creo que la elusión de la responsabilidad es uno de los valores más negativos que estamos viendo en el país, es la razón por la cual la juventud no nos cree. La gente detesta a los políticos, detesta a las autoridades porque no hay responsabilidad y nosotros somos parte de eso y creo que es tiempo que tomemos responsabilidad por lo que hacemos", sostuvo.

Fuente: La Nacion.
.

No hay comentarios: