BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

martes, 4 de diciembre de 2007

Paranal

Mis agradecimientos al Observatorio Paranal - II Región, en especial a nuestro Guía Don Héctor Julio por su deferencia y dedicación al orientarnos en conocer un poco mas, de lo que es su infraestructura.

El Observatorio VLT esta ubicado en el Cerro Paranal (II Región de Chile), en la parte mas seca del Desierto de Atacama, donde las condiciones para la observación astronómica son extraordinarias.

Paranal es una montaña de 2.635 metros de altura,130 kms al sur de la ciudad de Antofagasta y a 12 kms de la costa del Pacífico. Paranal ofrece cerca de 350 noches sin nubes por año, con una inusual estabilidad atmosférica.

Después de 7 años de exhaustivos estudios de terreno, la construcción en Paranal comenzó en 1991. Cerca de 350.000 metros cúbicos de roca y tierra fueron removidos desde la cumbre para crear una plataforma de 20.000 metros cuadrados para los telescopios gigantes y el laboratorio de Interferometría.

Transporte de uno de los espejos de 8,2 metros hasta Paranal

Los espejos gigantes del VLT fueron fundidos en Alemania y pulidos en Francia. Son los espejos de una pieza más grandes que existen fabricados en Zerodur.

A comienzos de noviembre de 1997, el primer espejo de 8,2 metros de diámetro comenzó su viaje transatlántico rumbo a Chile. El 6 de diciembre llegó ileso al puerto de Antofagasta y desde allí comenzó su recorrido por tierra hasta el Cerro Paranal.

Un camión escoltado por policías, agentes de aduana y prensa, transportó el espejo hasta Cerro Paranal a una velocidad que nunca superó los 6 km/h. Una vez en Paranal, una rigurosa inspección técnica confirmó que el espejo había llegado en perfectas condiciones.

Los cuatro telescopios gigantes del VLT fueron bautizados con nombres que utilizan los Mapuches, pueblo originario del sur de Chile. El primer telescopio del VLT fue Antu (Sol) y tuvo su primera luz en 1998. El último de los telescopios gigantes en funcionar fue Yepun (Venus), en septiembre del 2000. Los otros dos telescopios del VLT se llaman Kueyen (Luna) y Melipal (Cruz del Sur).

El VLT representa una visión completamente nueva en cuanto al diseño, construcción y operación de un telescopio astronómico.

Puede funcionar como una instalación astronómica formada por muchos telescopios individuales o como un poderoso complejo de espejos interconectados. La operación de esta máquina, como la operación de un computador moderno, está controlada por un sistema operativo. Este sistema asegura que las partes se comuniquen, coordinen y operen para obtener el producto deseado, en este caso información astronómica.

En Paranal todo está diseñado para ser lo más eficiente posible, desde la singular arquitectura de los telescopios hasta los complicados sistemas de reducción de la información obtenida en cada noche de observación.

Los cuatro telescopios gigantes del VLT son exactamente iguales. Cada uno posee tres espejos.

Los cuatro telescopios gigantes del VLT son exactamente iguales. Cada uno posee tres espejos.

El más grande, también llamado espejo primario, tiene 8,2 metros de diámetro, 18 centímetros de espesor y pesa 23 toneladas. Este espejo capta la luz del objeto que se está observando. Mientras más grande es el espejo, más luz es capaz de recolectar, por lo que permite ver objetos más distantes en el Universo.

La luz captada por el espejo primario es reflejada al espejo secundario, que es de berilio puro, un material muy ligero y flexible. Este espejo refleja la luz hacia el espejo terciario, cuya única función es dirigir el haz a uno de los instrumentos ópticos montados en el telescopio. Cada telescopio posee tres focos, es decir, puede utilizar hasta tres instrumentos distintos.

Los telescopios están protegidos por una cúpula que rota sincronizadamente con el espejo y que posee sensores térmicos. Estos sensores permiten detectar de inmediato cualquier problema en las condiciones de observación -humedad, viento muy fuerte, turbulencia-, lo que permite proteger el espejo en caso de peligro.
.
Carlos Saavedra Martinez