BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

martes, 3 de julio de 2007

Becas Estatales


Becas Estatales

Para que un bien mantenga su carácter de público, el acceso a éste debe ser abierto, como es el caso de una beca presidencial, a la que pueden postular todos los individuos que cumplan determinados requisitos (como lo es el nivel de estudios, promedios de notas, calificaciones, etc.). Analicemos, la línea que divide a un bien público de este tipo, con un bien privado se puede considerar difuso, cuando quien ofrece el bien es el Estado.
Que nuestros partidos o coaliciones, paguen y financie la educación de sus miembros no es problema, pero que lo haga a costa de los recursos y bienes que ofrece el Estado, sí es problema.
Cuando ocurre esto con un beneficio otorgado por nuestro Estado –y no por el gobierno de turno- el bien público, se vuelve privado, y entonces, los bienes y beneficios que este conllevan, parecen volverse inconsecuentes entre los miembros de las clases dirigentes encargadas de entregar dicho bien. Entonces, el bien pierde su carácter colectivo volviéndose, mas grave aun, exclusivo. Peor aún, pierde su razón de ser.
Encuentro atroz, los argumentos que han entregado algunos personeros, aludiendo preparar a más gobernantes con las becas presidenciales, porque el beneficio es entregado y financiado por las arcas del Estado, y no por las arcas de los partidos gobernantes de turno.
Una familia de bajos recursos; o mas cercano, de clase media, donde con sacrificio educa a sus hijos con sueldos bajos, perdiendo su posibilidad, porque este mismo tipo de personas que deciden y que ganan mas al interior de su propio núcleo, con un buen contacto, es claro que algo esta mal. Hay que decir las cosas por su nombre, es un claro aprovechamiento menoscabando los derechos de todos los chilenos, por lo cual fueron creados estos beneficios.

Carlos Alberto Saavedra Martínez
Administración de Empresas

No hay comentarios: