BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

miércoles, 27 de febrero de 2008

DISPOSITIVO QUE CAPTURA AGUA POTABLE DE LAS NUBES BAJAS - Desde Antofagasta-Chile.

Patentado por: Carlos Espinosa - Antofagasta-Chile.
.
De humedad relativa a agua potable

El Atrapanieblas es una innovación premonitoria. Este dispositivo para atrapar la humedad de las nubes bajas del desierto de Atacama ha comenzado a utilizarse cada vez con mayor frecuencia en otras zonas del planeta. Su inventor, Carlos Espinosa, cree que su importancia aumentará progresivamente hasta llegar a ser “crucial” en el día, quizás no tan lejano, en que suban los precios de todos los recursos naturales.

Como todo gran invento, el Atrapanieblas surge de la necesidad y la observación. La necesidad de agua en una zona desértica, y la observación, fundamental para adecuar una técnica milenaria (los pueblos precolombinos estrujaban el agua que quedaba adherida a los cactus) a requerimientos y tecnologías contemporáneos.

El Atrapanieblas es un diseño perfecto que precipita el agua dulce de las nubes bajas. Su creador es Carlos Espinosa, de 82 años, profesor emérito de Física y Matemáticas de la Universidad de Chile, hoy dedicado a las consultorías sobre energía solar.

En 1962 Espinosa patentó su invento, una estructura tridimensional (lo que le permite resistir mejor el viento) cubierta de plástico negro, capaz de captar las gotas de agua suspendidas en el aire. Su preocupación por la escasez venía desde mucho antes. “Tuve siempre la inquietud de resolver el problema del agua porque yo viví en una salitrera toda mi niñez, y veía de cerca la camanchaca” (nombre que se da en Chile y Perú a la niebla espesa y baja). El estímulo definitivo llegó en su adultez: “Seis hijos en una ciudad sin agua. A veces no teníamos agua para las mamaderas. Sobre todo en la ciencia, la angustia personal sirve mucho para la invención, para crear cosas”.

La innovación, utilizada para proveer agua en el desierto chileno, fue investigada por la Universidad Católica del Norte, que a su vez la entregó a la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), que la promueve gratuitamente. Hoy es utilizada en diversas zonas del planeta donde existen problemas de acceso al agua. Un enorme aporte a la humanidad, en un mundo en que este recurso es cada vez más escaso y valioso.

Espinosa está convencido de que la importancia del Atrapanieblas aumentará en el futuro. “Esto es como una premonición, pero es bien serio. Mientras la energía sea barata, los Atrapanieblas no son importantes. Pero el día en que los precios de todos los recursos naturales suban, van a ser cruciales”.

http://www.unesco.org/
.