BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

martes, 3 de noviembre de 2009

BOLIVIA: Evo seduce a las clases medias.

Evo Morales ha roto en esta campaña electoral con su imagen de luchador indigenista, aliado de Hugo Chávez y encarnación de la izquierda radical. Para las elecciones presidenciales del 6 de diciembre, el Presidente ha variado sustancialmente el discurso: busca atraerse a las clases medias e incluso ha logrado que antiguos rivales pacten alianzas con el MAS.

El objetivo de Evo Morales no es sólo ganar las elecciones sino arrasar, conquistando dos tercios de los votos. Para eso necesita el respaldo de las clases medias urbanas tanto del Altiplano como de la Media Luna (de Santa Cruz, especialmente).

Las clases medias llenan las listas

El primer paso de su estrategia fue llenar las listas para las elecciones con candidatos pertenecientes a las clases medias. El propio Evo Morales lo explicó claramente cuando dijo: "tenemos garantizado el voto duro del área rural y ahora tenemos que convencer al voto de la clase media de las ciudades".

En sus listas de candidatos a diputados, el MAS dio entrada a dirigentes de sectores sindicales y de la clase media. Entre los primeros destacan el presidente de la Coordinadora Nacional por el Cambio, Fidel Surco, el líder de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, Isaac Ávalos y el dirigente nacional de la Federación de Cooperativas Mineras, Andrés Villca, o el ex ejecutivo de la Federación de Cocaleros de Cochabamba Julio Salazar.

Entre los representantes de las clases medias aliadas del masismo sobresale la postulación a senadora por La Paz de la ex defensora del


Pueblo, Ana María Romero, en quien Evo Morales ve "un puente con la clase media, incluso yo diría con el sector opositor, porque tiene una capacidad de resolución de problemas y conflictos sociales". La lista también incluye a siete candidatos del Movimiento sin Miedo, aliado del MAS: Javier Zavaleta, Fabián Yaksic , Javier Bejarano y Marcela Revollo y el ex ministro de Defensa Legal, Héctor Arce.

Todas estas acciones han tenido como resultado un incremento de su apoyo entre las clases medias: "algunos de la clase media decían: ‘pobre indiecito'; ahora dicen: ‘este indio nos hace respetar', eso circula en los departamentos; este indio nos hace trabajar. Yo me quedo contento, exijo a los ministros, a veces tengo que mandar al médico a los ministros. Si estamos acá es para trabajar por Bolivia, primero para mí es Bolivia".

Objetivo: los dos tercios

Las últimas alianzas electorales que ha sellado el Movimiento al Socialismo sorprenden aún más: lo ha hecho con sectores hasta hace poco radicalmente antievistas como un grupo de ex dirigentes e integrantes de la Unión Juvenil Cruceñista y la Federación Universitaria Local, encabezado por Ángelo Céspedes y Víctor Hugo Rojas, Incluso, dos líderes de las "barras bravas" de los principales equipos de fútbol de Santa Cruz, Oriente Petrolero y Blooming: Ángel "Chichi" Pérez e Israel Medina, se han unido a Evo pese a tener antecedentes por haber protagonizado hechos de violencia o haber participado en ellos, incluyendo las tomas de instituciones públicas hace un año.

Evo Morales busca así crear un gran frente político que atraiga apoyos y le ayude a sumar dos tercios de los votos en las elecciones. Con ese nivel de respaldo lograría el control sobre la futura Asamblea Legislativa Plurinacional. La nueva Constitución permitiría al MAS con dos tercios elegir en solitario al Defensor del Pueblo, al Fiscal General del Estado, al Contralor General del Estado y a seis de los siete miembros del Órgano Electoral.

También las autoridades del Poder Judicial serán preseleccionadas por la votación de los dos tercios de la Asamblea, para luego escogerlos por sufragio universal. El oficialismo, para obtener los dos tercios de representación en la Asamblea Legislativa, necesita llegar a 24 senadores y 87 diputados.

La media Luna mengua

Evo Morales tiene por el momento el 55% de la intención de voto pero si en La Paz alcanza el 74% de la intención y en Cochabamba el 60%, en Santa Cruz sólo el 29%. Por eso Morales y el masismo buscan romper la unidad autonomista. Cuatro agrupaciones profesionales y empresariales de Santa Cruz, Beni y Tarija decidieron anunciar su respaldo público al presidente Evo Morales.

Morales se dirigió a ellos con estas palabras: "ahora estoy más convencido de que con estas cuatro agrupaciones ciudadanas: una de Tarija, dos de Beni y una Santa Cruz, vamos a garantizar autonomías para estos departamentos que lucharon por ese proceso. Estoy convencido de que las cuatro agrupaciones son el puente del Gobierno con las regiones para garantizar autonomías".

La victoria de Morales es casi segura dado que sus principales rivales, Manfred Reyes Villa y Samuel Doria Media se encuentran a una ditancia sideral. Reyes Villa llega al 21% de respaldo, a 31 puntos de Morales. En el caso de Doria Medina, ronda el 13% de apoyo, a 39 puntos del presidente.

Fuente: Información y Análisis América Latina.
.

No hay comentarios: