BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

lunes, 28 de diciembre de 2009

CHILE: "Podemos perder, pero lo haremos vendiendo cara la derrota".

El presidente del PPD, Pepe Auth, dice no creer en la "eutanasia política":

El más autocrítico de los timoneles oficialistas abre las puertas del PPD para recibir a ME-O; no descarta que éste asista mañana a la reunión en su sede partidaria, y le aconseja asumir su liderazgo y llamar a votar por Frei.

Cada cierto tiempo, Pepe Auth marca la agenda política. Antes de la elección afirmó que, de pasar a segunda vuelta, llamaría a votar por Marco Enríquez-Ominami. Después, ante el emplazamiento de ME-O a que los líderes concertacionistas renunciaran, puso su cargo a disposición. Esta semana, cuando su llamado no fue escuchado, aseguró que se entró en la "lógica de la derrota".

Hoy asegura que el enemigo que enfrentará la Concertación el 17 de enero no es la Coalición por el Cambio: "Nuestro gran adversario en esta elección no es Piñera, sino el descrédito en que hemos caído. La elección para nosotros es ese medio millón de personas que está decidiéndose entre Frei y los señores nulo, blanco o abstención. Piñera no tiene opción de completar los 420 mil votos que le faltan. Va a llegar a 300 mil y a lograr 48,5% igual que en 2005, pero ese porcentaje se puede convertir en mayoría absoluta si muchos deciden ese día no votar. Tenemos que convencerlos de salir y de optar por Frei. Y para eso necesitamos los votos de Marco.

-Pero usted dice que algunos prefieren perder la elección antes que hacer una autocrítica, y patentó el concepto de "la lógica de la derrota".

-Es que en ciertos análisis pareciera ser que prima la resignación. Yo pienso que esta elección se puede ganar, pero se requiere cirugía mayor y, por lo tanto, hay que estar dispuestos al dolor, a la autocrítica profunda; al reconocimiento de quien fue nuestro contendor; a la inclusión no sólo de las propuestas, sino también a los liderazgos, y hacer el reconocimiento de un hecho mayor: que la Concertación ya no es una fuerza mayoritaria. Y quien no se disponga a hacer todo lo necesario para crear una nueva fuerza progresista, en la práctica está entregando la oreja.

-¿Pero por qué usted no renunció indeclinablemente?

-Porque mi actitud tenía sentido si generaba un hecho político. Esta decisión debía ser colectiva. En todo caso, mientras mi presencia siga siendo un obstáculo para la reconstrucción de una nueva mayoría y para la reincorporación de Marco a la Concertación, mi disposición sigue vigente.

-Pero ME-O dijo: "Ver para creer". Su renuncia pudo gatillar la caída en dominó de los demás presidentes.

-Si yo hubiera pensado eso, habría presentado la renuncia.

-¿Y lo hará en los próximos días?

-... (Sonríe y se demora en contestar). Que baste con lo que dije: mi disposición sigue vigente.

-¿Frei debería pedirles renunciar?

-No pauteo al candidato presidencial. Él sabrá si lo necesita o le sirve.

Gestos a ME-O

-Usted, que hace muchos años en París fue baby sitter de ME-O, ¿lo llamó el 13 de diciembre?

-Nos comunicamos con cierta frecuencia por mensajes de texto.

-¿Han negociado algo?

-No, sólo nos felicitamos.

-¿Sabe si Frei o los otros presidentes de partido han hablado con él?

-Sólo sé que hice un reconocimiento público a lo que significó Marco en el crecimiento del mundo progresista, y la Concertación entera debiera hacerlo.

-¿Le parece bien que Frei haya dedicado estas dos semanas a asegurar los votos del Juntos Podemos?

-Esa afirmación no es completamente cierta, porque ha habido muchos acercamientos con alcaldes protagonistas de la campaña de ME-O. Y hay otros que están esperando y desean señales más nítidas.

-Entre esas señales, ¿debería Frei pedirle el apoyo a Marco?

-Sí, debería. Pero uno pide el apoyo sólo si hay opción de conseguirlo.

-Entonces, ¿es ME-O quien tiene que hacer un gesto previo?

-Con la confianza que me da haber mostrado, muy tempranamente, nuestra disposición a respaldarlo con entusiasmo si el pueblo lo elegía para segunda vuelta, le digo ahora: "Marco, el pueblo eligió a Frei para derrotar a Piñera; lo que corresponde es que te pongas detrás de ese objetivo, naturalmente con la incorporación de algunas de tus principales demandas, con el reconocimiento activo de todos nosotros del rol que jugaste y del que puedes jugar en el futuro".

-¿Deben ofrecerle un ministerio?

-No creo que sea lo que está esperando. Lo que, legítimamente, solicita es la identificación en los compromisos programáticos. Eso establece, naturalmente, una posibilidad de participar en un futuro gobierno.

Nuevo referente

-Después del 13 de diciembre, ¿cuál es su diagnóstico de la Concertación?

-Varios agoreros han dado por muerta a la Concertación muchas veces. No, en Chile hay una tarea de democratización en lo político, social y económico todavía muy larga como para que no exista la necesidad de crear una fuerza mayoritaria. Se llame Concertación o no, perdamos o ganemos, va a haber una gran fuerza de centro-izquierda progresista que se parará en frente de una gran fuerza de derecha.

-De perder Frei, ¿la DC puede quedar fuera de esta nueva coalición?

-Yo vi cómodamente instalada a la DC en el acuerdo electoral que incluyó al Partido Comunista y a la Izquierda Cristiana. No vi esa especie de foso del que algunos hablan.

-¿Está dispuesto el PPD a ser parte de una nueva coalición encabezada por Marco como líder?

-Es que ésa es una abstracción. Lo que le digo a Marco, a través de "El Mercurio", es que lo invito a participar en el esfuerzo de reconstruir una gran fuerza progresista. Eso puede ser desde un partido que él construya o desde nosotros mismos: las puertas del PPD están abiertas.

-¿Lo está invitando a su partido?

-Por supuesto, las puertas del PPD están abiertas para liderazgos como el de Marco.

-Como analista electoral, ¿qué le conviene más al liderazgo de ME-O?, ¿que gane Piñera o que gane Frei?

-A Marco le sirve cualquiera de las dos alternativas, siempre que se haya jugado por el triunfo de las ideas progresistas y la derrota de la derecha. Y ambas cosas serán fatales para su liderazgo si se queda en el camarín. Nosotros vamos a perder o a ganar por estrecha diferencia. Si perdemos, va a quedar la sensación de que pudo haber sido de otro modo si él hubiera participado; la gente lo verá como un líder que facilitó las cosas para que ganara la derecha; y si ganamos sin su participación, puede no ser necesaria su presencia en el futuro. Marco está en una disyuntiva seria. Si quiere tener un rol protagónico en el liderazgo del progresismo, no puede marginarse en esta coyuntura. Por supuesto, previo reconocimiento de su valor.

-O sea, su consejo es que llame a votar por Frei.

-Mi consejo a Marco no es sólo que llame a votar por Frei, sino que juegue un rol protagónico; me encantaría que forme un "comando marquista" por Frei. Él no está llamado a jugar un papel de extra o de simple votante. Tiene que ser un líder.

"No creo en la eutanasia política"

-¿Qué papel cumplen hoy los partidos en la campaña?

-Conversamos con Frei en la víspera de la elección para decirle que en esta segunda fase se requería una jefatura. Y con Carolina Tohá tendremos un cerebro orientador, director y articulador exclusivo. Y esa decisión implica que hacemos confianza en ella.

-Carlos Peña escribió que, a veces, es mejor perder a tiempo...

-Pero eso es como decirle a mi madre que es mejor morir a tiempo. No creo en la eutanasia política. Como decía cuando joven: "Prefiero morir luchando, de hambre ni cagando". Podemos perder, pero lo haremos vendiendo cara la derrota, habiéndonos jugado por ganar.

-¿Qué anuncio va a hacer mañana en la reunión del PPD?

-Tengo una directiva nacional y será confirmatoria, espero, de la línea de empujar en la Concertación un análisis autocrítico, una reconstrucción de la mayoría progresista, y esperamos un diálogo con otros actores para avanzar en esa dirección.

-¿Va a invitar a Marco?

-Están todos invitados.

-¿Pero lo invitó? ¿Vendrá Marco?

-Dejémoslo hasta ahí.

"No soy diputado gracias al binominal"La parlamentaria en Estación Central:
-¿Es correcto decir que en su caso fue elegido diputado gracias al sistema binominal?

-Es un error conceptual. No fui elegido diputado gracias al binominal. El problema del binominal no es que una lista que tenga más votos -como el caso mío- elija al diputado. Mi lista sacó 31% y eligió un diputado. La lista de Álvaro Escobar que obtuvo 29%, a pesar de que él haya obtenido poco más de 21% y yo poco más de 20%. La gente que votó por la Concertación en mi distrito es más que la gente que votó por ellos. En consecuencia, en cualquier sistema electoral, no sólo en el binominal, sino también en el sistema proporcional, que yo y el mismo Álvaro apoyamos, yo hubiera salido electo diputado.

-Entonces, ¿cuál es su crítica al binominal?

-El problema es que una lista con muchos votos, 61% en algunos casos, puede sacar el mismo número de diputados -o sea, uno- que una lista con muy pocos votos, con 31%. Ahí no se expresa la mayoría. Pero si una lista saca 31% y la otra 29%, ¿a quién le corresponde el diputado? En el sistema proporcional que rige las elecciones de concejales, ocurre lo mismo; en el sistema proporcional que regía las elecciones chilenas antes del 73, hubiera ocurrido lo mismo.

POR PAMELA ARAVENA BOLÍVAR – REPORTAJES EMOL.
.

No hay comentarios: