BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

martes, 6 de octubre de 2009

CHILE: Bachelet reivindica la vigencia de la Concertación después de 21 años.

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, reivindicó el lunes la vigencia de la Concertación oficialista durante la conmemoración, en este año electoral, de los 21 años del triunfo del ``No'' en el plebiscito que abrió el camino para el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

``Chile necesita muchos cambios y sólo la Concertación va a hacer posible que estos se materialicen. La diferencia entre los proyectos políticos es muy grande'', afirmó Bachelet en un acto que se celebró hoy en la sede del antiguo Congreso Nacional, en Santiago.

Al encuentro asistieron, además de Bachelet, los otros tres presidentes que ha tenido la Concertación, la coalición de centroizquierda que gobierna Chile desde 1990: Patricio Aylwin (1990-1994), Eduardo Frei (1994-2000) y Ricardo Lagos (2000-2006).

Frei opta además a un segundo mandato en las elecciones presidenciales que se celebrarán en primera vuelta el 13 de diciembre, en las que las encuestas dan como favorito al candidato de la oposición de derecha, Sebastián Piñera.

``El país puede encontrar seguridad en la Concertación: una coalición que ha unido a Chile, que no divide ni polariza. La Concertación y su historia es un ejemplo de superación de conflictos entre antiguos adversarios políticos'', afirmó Frei.

En el plebiscito del 5 de octubre de 1988, el ``No'' a la dictadura obtuvo casi el 56 por ciento de los votos, 12 puntos más que el ``Sí'', que suponía la permanencia por al menos ocho años más de Pinochet en el poder. El triunfo del ``No'' abrió en Chile la transición que condujo a las elecciones de diciembre de 1989, que ganó Aylwin.

Ministros del actual Gobierno y los presidentes de los cuatro partidos que componen la coalición acudieron también a este acto, en el que no participaron los otros tres candidatos presidenciales, dos de ellos salidos de las propias filas de la Concertación.

El diputado ex socialista Marco Enríquez-Ominami se desplazó hasta el Cementerio General de Santiago para visitar la tumba de su padre, el guerrillero Miguel Enríquez, que falleció hace 35 años en un enfrentamiento con agentes de la dictadura.

En tanto, el líder de la izquierda extraparlamentaria, Jorge Arrate, que como Enríquez-Ominami abandonó la Concertación para presentar una candidatura alternativa, participó en un homenaje al fallecido presidente socialista Salvador Allende (1970-1973).

Arrate, que fue ministro de Allende y cuenta con un 1 por ciento de apoyo en las encuestas, valoró el trabajo de sindicalistas, estudiantes, dirigentes poblacionales y grupos de derechos humanos que llevó a la derrota de la dictadura en ese plebiscito.

Fuente: El Nuevo Heraldo.
.

No hay comentarios: