BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

lunes, 12 de octubre de 2009

CHILE: Los presidenciables, el reciente debate radial y su última salida al pizarrón.

Analistas ponen en la balanza a los cuatro candidatos. Frei y Piñera con agudas diferencias, pero MEO y Arrate salen mejor evaluados.

Si bien no tuvo todo el revuelo mediático que el debate transmitido por Televisión Nacional, el foro radial que organizó la Asociación de Radiodifusores de Chile (ARCHI) mostró a los cuatro candidatos a la Presidencia como Dios manda: más directos, más frontales y hablando de los temas de moda con el tiempo suficiente para responderle al rival.

En tal contexto, la lectura indica que se permitió conocer un poco más en profundidad al cuarteto compuesto por Sebastián Piñera, Eduardo Frei, Marco Enríquez-Ominami y Jorge Arrate. Mejor aún, soportaron estoicamente las incisivas preguntas de los periodistas y quedaron en evidencia sus virtudes y defectos.

Tomando en cuenta que restan sólo dos meses de campaña y la tensión y las apariciones en la prensa se multiplicarán a raudales, como asimismo el juicio crítico en contra de los aspirantes a relevar a Michelle Bachelet en marzo de 2010, Cambio21 acudió a dos expertos en la materia para conocer su verdadero desempeño. A ver si salimos de todas las dudas.

Cualidades v/s defectos

Para Ernesto Águila, director del Instituto Igualdad, "el último debate tiene que medirse de acuerdo a las reales opciones de cada uno de los competidores, y en tal sentido Frei y Piñera volvieron a marcar diferencias, Enríquez-Ominami se vio confuso y Arrate mostró elocuencia, cultura, amplitud y un buen manejo de ideas".

Profundizando en el análisis, el profesional añade que al ex ministro "la gente le gusta escucharlo, pero tiene claro que su discurso no está construido sobre la base de la responsabilidad que involucra dirigir el país. Mientras tanto, a Frei y Piñera se les exige seriedad en sus propuestas y Marco aún no logra situar el espacio político al que quiere llegar, el cual podría ser Alianza-Concertación o quizás Alianza-Izquierda. La verdad, no queda claro".

Por contrapartida, Patricio Gajardo, decano de Ciencias Políticas de la Universidad Central, asegura que MEO "es el más carismático de todos. Frei y Piñera ya están asimilados con sus virtudes y sus defectos y Arrate mostró un realismo que sorprende tomando en cuenta que podría ser populista".

"Piñera al plantear el tema de la entrega de la píldora del día después, instala un liderazgo interno que rompe la imagen de la derecha conservadora que tiene la Alianza, en especial para los sectores de la UDI que son muy conservadores. Frei, como es una persona conocida y reconocida, nadie la va a creer que es dicharachero si echa una tallita por ahí. Enríquez-Ominami es el que más interpeló, pero no tuvo la respuesta deseada, porque Chile no tiene políticos que se dediquen a interpelar, que es el método que más se ve en Estados Unidos, pero no acá", argumenta el académico.

Valores y trabajo en equipo

Ernesto Águila pone el acento en los temas valóricos que se trataron en el foro, a su juicio "tópicos que son muy propios de la sociedad contemporánea en la que vivimos y que han estado presente en los últimos 20 años", motivo por el cual "son muy importantes que sean abordados por los candidatos".

"Por ejemplo, que Frei esté abierto al aborto terapéutico o que otro de los contendores se refiera a la píldora del día después, cosas que son cotidianas, como también la unión entre homosexuales, son definiciones que la gente quiere oír", enfatiza.

No obstante, el analista deja en claro que "las interpelaciones personales ayudan poco. La ciudadanía percibe un ruido cuando estas personas y sus familias (específicamente sus esposas) hablan más de la cuenta, porque ellas no nos gobiernan. Una cosa es la credibilidad que se obtiene en la campaña, con sus méritos y no méritos, y otra muy distinta en el programa que tiene que exponer el candidato. El elector ya tiene su opinión formada de cada uno de ellos, ya sabe de su reponsabilidad, compromiso y de cómo se ponen en el lugar de otros. Ahora quiere ver qué les ofrecen al país".

A su vez, Patricio Gajardo recalca la relevancia que sí tienen las cualidades personales de los aspirantes a la Primera Magistratura más que sus propuestas de gobierno.

"Así como con Frei y su forma de ser y su conocido pasado como ex Presidente de la República, con Piñera pasa lo mismo: se sabe que es empresario, que tiene un patrimonio de 1.500 millones de dólares y que se mueve en una lógica empresarial extraña, donde sus negocios no parecen afectarle en su imagen pública. Es impermeable a aquello", comenta.

Sobre Arrate, el catedrático señala que "al tener claro que su situación está resuelta, porque se sabe que no gana, él podría decir lo que quiera y aprovecharse de ello, pero no lo hace, lo que habla muy bien de él. En cambio, siento que a Marco Enríquez no le falta carisma o claridad en sus ideas, su principal falla es que no tiene una imagen de equipo. Se refiere mucho al yo, en vez del nosotros, como que parece todo muy enfocado en él, y eso podría dificultarlo".

Fuente: Cambio21.
.

No hay comentarios: