BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

lunes, 7 de julio de 2008

Marcela Hernando Pérez - IDENTIDAD Y DESCENTRALIZACIÓN.


Continuando con la cruzada contra el centralismo, hoy quiero hacer un reconocimiento a lo que esta semana han estado realizando un grupo de anónimos profesionales que han trabajado para cambiarles la vida a 12 Adultos de esta región.

Hace unos días, para variar en un tabloide de circulación nacional se destacaba que en una Prestigiosa Clínica de la Capital se realizaron un total de 80 reemplazos de cadera al año para pacientes AUGE. En contraste no ha sido noticia que en una Clínica de esta alejada capital regional, el mismo año se intervinieron 200 pacientes que recibieron no sólo prótesis de cadera sino también de rodilla.

El día viernes se encontraba en nuestra ciudad la directora del Sistema de Garantías Explícitas en Salud del ministerio respectivo, presente en un taller de capacitación a los Gestores Locales del Sistema, sólo por la afortunada coincidencia de que en paralelo nuestros profesionales estaban realizando esta “maratón de caderas y rodillas” se interiorizó del tema.

¿Cuál es la sorpresa? Que hoy por hoy, los traumatólogos de nuestra ciudad son quienes acumulan la mayor experiencia en el país sobre este tipo de intervenciones y con excelentes resultados.

Para mayor abundamiento, les cuento que el 2007 se batió el record anual de cirugías cardíacas también en nuestra capital regional, exactamente 112, de las cuales un 70 % corresponde a pacientes del Hospital Regional atendidos por convenio. Si consideramos el número de profesionales que hace estas cirugías en Antofagasta esto hace que también nuestros cardiólogos y cirujanos cardiovasculares sean los que mayor experiencia tienen en el tema, e insisto, con excelentes resultados. Y sin embargo, ¿cuántos de los que hoy leerán esta columna, piensan que de necesitarlo preferirían operarse en Santiago?.

Todos saben que yo no nací en esta tierra, sin embargo hace muchos años, cuando mi esposo y yo teníamos por primera vez un título bajo el brazo y comenzábamos nuestra vida como médicos, elegimos vivir acá; mis hijos son Antofagastinos y renovamos nuestros votos cada vez que nos perfeccionamos en el extranjero (Francia, Israel, España). ¿Por qué lo saco a colación? Porque mientras más desarrollado el país, más descentralizado, no existen grandes diferencias de acceso a la “modernidad” sólo por vivir en ciudades pequeñas, ¿qué se necesita? A mi juicio: Compromiso y Trabajo.

Entonces, me parece que ya está bueno de quejas, las soluciones están dentro de nosotros mismos, dejemos de compadecernos y creámonos de verdad que somos una gran ciudad y una gran región. No pensemos en buscar lo mejor lejos de acá porque en la mayoría de los casos se encuentra más cerca de lo que pensamos.

Para terminar con esto de la Identidad y sentirnos orgullosos de ser Antofagastinos, el viernes asistí a un Diálogo Ciudadano sobre Reforma Municipal, me agradó sobre manera que en las conclusiones de varios grupos, surgiera el tema de la identidad y del rescate de nuestras raíces como una responsabilidad de las autoridades locales, sobre todo porque en mi grupo, dicho tema fue defendido con mucha vehemencia por un joven de enseñanza media; ¡Bravo por Jean y por todos nuestros liceanos!.
.