BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

domingo, 15 de junio de 2008

CHILE: El desembarco de los presidenciables.


Cómo los cuatro partidos afinan la maquinaria de la campaña municipal.

Después de la polémica de las dos listas municipales, el panorama presidencial de la Concertación está aún mucho menos maduro que el que existía en estas mismas fechas en 2004, donde las opciones eran claras: Bachelet o Alvear.

Esta vez corren otros vientos, más revueltos. La senadora del PDC nuevamente es presidenciable, pero las encuestas hoy no la favorecen; el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, sigue en Washington, mientras Lagos –advierten en el PS y PPD– se ha aferrado a la teoría del desfile y esperará a que los hechos se decanten solos y los cuatro partidos de la Concertación le pidan ser el candidato único. Igual, todos saben que deben jugarse a fondo en la campaña municipal y cumplir un rol activo, aunque sin herir susceptibilidades ni tensionar la unidad de la coalición. El factor aglutinador será la Presidenta Bachelet.

PACTO PPD-PRSD: ENTRE LA PÍLDORA Y BACHELET

A los cuatro vientos ha dicho el PPD que su carta para 2009 es Ricardo Lagos, pero garantizan que no van a “presidencializar” la campaña municipal. Incluso, estiman un error que los liderazgos para 2009, cualquiera de ellos, se abandericen demasiado por las candidaturas a concejales.

Uno de los acuerdos en el pacto con los radicales es que el partido no se desangrará a nivel político, de recursos ni estratégico en la lista de concejales, limitándose a gráficas con la imagen de la Mandataria y el candidato a alcalde de la Concertación. “Esa campaña se hace sólo en terreno, es muy local y abocada a los problemas propios de cada comuna, y basta con el sello Concertación que dan la figura de la Presidenta y el candidato a alcalde”, precisan.

Los esfuerzos del PPD se concentrarán en las candidaturas a alcalde. La idea-fuerza que desplegarán es que estas elecciones son una suerte de plebiscito de respaldo a la Mandataria. Para algunos, es una forma de pagar la deuda por haber puesto en jaque la unidad del conglomerado al imponer las dos listas. Además, dicen que los comicios son una oportunidad para “airear y renovar los elencos”, y destacarán que es el PPD el que está abriendo las puertas y ventanas para que la ciudadanía participe.

Una carta bajo la manga será potenciar temas valóricos, como la distribución de la píldora del día después. “Los alcaldes PPD entregarán la píldora” será una estrategia para diferenciar y acorralar a los contrincantes UDI y RN.

Saben que es inevitable que los presidenciables jueguen un rol clave en la campaña, como una suma de capital político para ganar la mayor cantidad de alcaldías. Y en ese esquema, todas las figuras en juego para 2009 sirven.

El joven Gómez

El mismo predicamento hay en el PRSD. Igual que sus socios de pacto, afirman que sus candidatos a alcaldes y concejales tendrán como gran sello de identidad la figura de Bachelet. Pero no desperdiciarán la opción de potenciar a su presidente, el senador José Antonio Gómez, quien, si bien puede tener bastante menos elegibilidad enfrentado a Lagos, Insulza o Alvear, es joven y tiene tiempo para sembrar políticamente.

Por ello, no es casual que los radicales hayan decidido instalar la figura de su timonel como marca y aporte para todos sus candidatos propios, junto al eslogan “los radicales, chilenos de corazón” y “los radicales, en el corazón de los chilenos”.

PACTO PS-DC: CON TODAS LAS CARTAS

El compromiso de José Miguel Insulza con el PS fue que en junio de este año estaría en Chile, listo para potenciar la campaña municipal y de paso su opción presidencial, impulsada por la directiva del partido. Pero los planes se postergaron y los socialistas tendrán que conformarse con visitas periódicas entre julio y octubre, que el secretario general de la OEA fijará, lo más probable, en su siguiente venida: el 8 de julio.

Ya se sacó fotos con unos 160 candidatos de la Región Metropolitana, y quienes no alcancen son 1.100 sólo a concejales podrán sortear la situación con ayuda del Photoshop. Sin embargo, para los PS no es menor que Insulza esté aún en Washington, porque advierten la lejanía no le permite subir en las encuestas.

Al mismo tiempo miran con tanto o con más aprecio el rol que puede jugar Lagos en la campaña. "Todo el capital político vale", afirman, por lo que recurrirán a la figura del ex Presidente aunque el "Panzer" tenga un perfil mucho más identificado con el PS.

No está en discusión que uno de los íconos será Michelle Bachelet, pero se saben en la libertad para potenciar a Insulza, pues no tienen que dar pruebas de su voluntad unitaria ni de lealtad al Gobierno.

En la campaña de las 345 alcaldías serán clave el apoyo al Gobierno y la unidad, aunque también realzarán el eje histórico que conforman con la DC, bajo la premisa que representa el 30% de los votos de la coalición.

La DC: Entre Alvear y Frei

Toda campaña municipal es una oportunidad de oro para potenciar liderazgos, y Alvear apuesta a ello. Pero en su entorno saben que el escenario es complejo, con la arremetida fraguada desde noviembre del senador Eduardo Frei, con miras tanto a un liderazgo interno como al presidencial. La jefa DC saldrá a giras regionales desde ya, pero el ex Mandatario también, inaugurando su periplo nacional esta semana con proclamaciones en Linares y Cauquenes.

En el freísmo aseguran que su líder no tomará una decisión sin los resultados municipales en la mano, por lo que tiene tiempo para seguir convocando a figuras de todas las tendencias, lo que incluye a "colorines" huérfanos. Con este escenario, la DC abrirá el juego a utilizar todas las figuras relevantes del partido y de la Concertación en la disputa de alcaldías. Como resguardo confían en la palabra que les empeñó Lagos: estará disponible para ayudar a todos los candidatos, incluidos los de la flecha roja, si lo necesitan.

Por Marcela Jiménez - La Nación
.