BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

lunes, 30 de junio de 2008

Este fin de semana la Democracia Cristiana Chilena tendrá una histórica Junta Nacional, en que proclamará a sus candidatos municipales.

.
También se perfilará, definitivamente, el potencial político del Senador Eduardo Frei.

Es un hecho que La Moneda y el mundo político tendrá sus ojos puestos en lo que ocurra este 4 y 5 de Julio en los salones del Círculo Español cuando la Junta Nacional de la Democracia Cristiana proclamé a sus candidatos municipales y marque con su asistencia un importante avance intra Partido el senador Frei que viene de realizar una exitosa gira por el sur del país.

A diferencia de lo que ocurre con la Presidenta del PDC, que por estos días arrecian las críticas a su gestión partidaria y una equivocada estrategia ante los medios de comunicación social respecto al tema de la corrupción y la Ley General de Educación, entre otras graves falencias de conducción y construcción de alianzas dentro y fuera del Partido.

Respecto a la LGE los militantes y cercanos al PDC no logran entender porqué la senadora Alvear no ha tenido un rol más protagónico y decisivo frente a lo que fue la votación de la LGE en la Cámara de Diputados. Basta escuchar los argumentos del Diputado Asencio, por ejemplo, para ver que existe un mundo de diferencia sobre lo que dicen y votan sus parlamentarios y las confusas declaraciones de la timonel en un tema altamente sensible para su Partido y las comunidades educativas.

Tampoco Alvear ha tenido claridad para explicar a su militancia y a la opinión pública como es esto de que su Partido aprobará en su Congreso Doctrinal por aclamación el fin al lucro en la Educación y, nada diga ante las desproporcionadas y temerarias declaraciones de la Ministra Mónica Jiménez, que se declara cercana al PDC y que dice profesar una "profunda espiritualidad cristiana". Tal vez por estos serios despropositos y falsos cálculos políticos hoy los jóvenes de la Democracia Cristiana han anunciado que apoyarán en todo el país el anunciado nuevo paro del Colegio de Profesores en rechazo a la LGE.

También esta Junta de los demócratas cristianos tendrá una proyección o perfil bien importante. Nos referimos a lo que está sucediendo con el tema de las candidaturas presidenciales. En este punto, nuevamente, la senadora Alvear comete a lo menos una imprudencia al proclamar sin consulta a la mesa directiva que, cualquiera sea el resultado de las elecciones municipales próximas, ella inscribirá su candidatura a la presidencia de la República. Además de anunciar de que ella estaba por las "primarias cerradas", es decir; un militante un voto.

En este panorama de abiertas discrepancias en variados temas que trascienden a lo netamente partidario, se hecha de menos el espíritu fraterno de lo que otrora fue ese gran partido fundado por verdaderos hombres fieles no sólo a los principios políticos de Maritain, Peguy o Bloy, sino que consecuentes con lo que plantea la doctrina social de la Iglesia en el tema justicia, equidad, entendimiento, desprendimiento, solidaridad y servicio público. La ciudadanía se pregunta: ¿Están vigentes estos principios que hicieron grande a la Democracia Cristiana? O, ¿es que sucumbió también a los embates del perverso neoliberalismo?

Al respecto, es evidente a los ojos de quién quiera ver sin prejuicios, lo que viene planteando el senador Frei y un selecto grupo de personalidades de ese Partido. Frei ha dicho con claridad que de seguir las cosas como van, no habrá un quinto Gobierno de la Concertación. También ha planteado en diversos programas televisivos que se debe mirar al país por sobre los legítimos intereses partidarios. Y, que un partido político está llamado a servir a la gente y no servirse maliciosamente de los cargos públicos. Además, de ser uno de los senadores que denunciaron las barbaridades del traumático Transantiago.

En un Chile dominado por un neoliberalismo económico que beneficia abundantemente al gran capital, en que los trabajadores son una y otra vez tramitados en sus justas demandas y los estudiantes tratados con una violencia extrema por parte de las Fuerzas Especiales de Carabineros por demandar el fin al lucro en la educación, se necesita de una Democracia Cristiana que, fiel a su espíritu fundacional, demuestre, como dijo Jaime Castillo Velasco: "Su preocupación por romper los moldes, señalar las diferencias. Necesita perfilarse. Perfilarse es distinguirse...".

Es de esperar que la Democracia Cristiana retome su rumbo histórico y su lucha por una economía con rostro humano y en que el hombre no sea sólo una mercancía más del mercado. Al marcar esta diferencia con otros partidos políticos que están en la Concertación, quizás logre recuperar ese valioso patrimonio ético político que plasmaron sus fundadores y que tanto bien le hizo al país. No olvidemos que este Partido, con el gran triunfo de Eduardo Frei Montalva y su Revolución en Libertad, fue el que impulsó la chilenización del cobre, la educación gratuita y la reforma agraria. Tres grandes obras que retomó con fuerza y patriotismo, posteriormente, el gobierno del Presidente Salvador Allende.
Jaime Escobar M. - Editor religioso de "Crónica Digital" y "Reflexión y Liberación".
.

No hay comentarios: