BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

viernes, 20 de junio de 2008

Los dos sectores políticos el PRI y Chile Primero, han apuntado a capturar representación del mundo social.



El cálculo de abstencionistas e independientes frente a la ley.

El bloque de legisladores colorines y de Chile Primero acusó que se ha consumado un acuerdo entre la Concertación y la derecha contrario a las demandas de profesores y estudiantes. Incluso Jaime Mulet habló de conformación de una tercera vía.

Si bien han jugado la carta de aliarse con la oposición -de hecho, su líder, Adolfo Zaldívar, ha apoyado la tesis de la oposición en la línea de terminar los juicios a militares y llegó a dirigir la Cámara Alta junto con la Alianza-, los ex diputados de la DC apostaron en la LGE a representar al mundo social de estudiantes y profesores, lo cual desde un punto de vista ideológico los pone en las antípodas de la Alianza. A este mismo carro se subió Chile Primero, partido que también ha intentado pactar con RN y la UDI.

El diputado Jaime Mulet, presidente del Partido Regionalista Independiente (PRI), quien estuvo en las manifestaciones de los gremios contra la LGE anteayer en Valparaíso, indicó que su colectividad y Chile Primero "hemos dado hoy día una señal clara al país respecto a que hay una alternativa distinta a la Concertación y distinta a la Alianza que hoy día, una vez más, se han puesto de acuerdo en un tema tremendamente sensible y grave, (como es) consolidar un sistema de educación que discrimina".

Según Mulet, "la alternativa es posible: ya no más Concertación, no más Alianza. Le están haciendo daño al país". Agregó que "ésta es una ley que se hace de espalda a los profesores, de espalda a los estudiantes y de espalda al país". Incluso Mulet -cuyo partido, el PRI, le fue entregado por Juan Carlos Moraga, quien apoyó a la dictadura a través del Partido Socialista Chileno- indicó que la LGE "es la LOCE barnizada, es un triunfo de los pinochetistas".

A su turno, el diputado y vicepresidente de Chile Primero, Esteban Valenzuela, explicó que votó en contra porque se redactó "con miedo y sin atender posiciones de docentes y estudiantes". Añadió que "se ha actuado con temor a escuchar al Colegio de Profesores y a los estudiantes y la incapacidad demostrada para fortalecer la educación pública pasa por no reconocer que la municipalización ha sido un desastre".

Para el jefe de bancada colorina, Pedro Araya, se requería más tiempo para analizar con seriedad los cambios que requiere la educación y lamentó que se hubiera insistido con el proyecto de la LGE, "en contra de la opinión de la gran mayoría de los profesores y los estudiantes del país".

En una línea similar, el PPD Ramón Farías -portavoz de quienes se abstuvieron, él junto con Tucapel Jiménez, Rodrigo González y Adriana Muñoz- declaró que esperarán la ley sobre educación pública para pronunciarse y "apoyar en definitiva lo que los profesores y los estudiantes hoy día están clamando".

"Nosotros no estamos validando la LGE, nos abstuvimos en cada uno de los artículos que contenía la ley. Estamos poniendo un punto de atención al manifestar que no estamos de acuerdo con esta ley tal cual como viene, ni con los consensos que se hicieron con la derecha", puntualizó Farías.

El colorín Carlos Olivares agregó que la LGE "no tiene gusto a nada, ni chicha ni limoná; no dice respecto a la educación pública cómo mejorarla y no termina con la municipalización".

Fuente: La Nación.
.