BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

miércoles, 11 de junio de 2008

Juno, diosa de la maternidad o adolescente embarazada.


Los amigos y parientes de Juno poseen una inteligencia emocional sacada de un libro de autoayuda. Y cuando se desata un conflicto, éste se resuelve a través de un razonamiento sencillo y sin prejuicios que podría haber sido plagiado de una vieja tira de Mafalda.

Puede que Juno huela a fórmula independiente por todos lados. Puede que su realidad esté a años luz de nuestro mundo sin píldora del día después. Puede que ese mundo feliz que se detecta al primer pantallazo sea una criatura plagada de cinismo y autocomplacencia. Pero detrás de esa retórica intelectualmente cool, se esconde una película hermosa, de esas que destilan amor por los personajes y esperanza por el género humano en general (sensación que por lo demás, está muy pasada de moda).

Juno es una adolescente embarazada que decide entregar en adopción a su hijo apenas dé a luz. Caricatura de la quinceañera alternativa, mordaz e inteligente, enfrenta la vida con una naturalidad que conmueve. Puesta en una situación complicada, desarrolla su historia en las mejores circunstancias posibles: los padres no se enojan con la chica cuando les cuenta, el padre jamás niega la paternidad del niño y lo único que quiere es estar con Juno, la pareja que adoptará al bebé parece perfecta para la tarea...

En fin, los amigos y parientes de Juno poseen una inteligencia emocional sacada de un libro de autoayuda. Y cuando se desata un conflicto, éste se resuelve a través de un razonamiento sencillo y sin prejuicios que podría haber sido plagiado de una vieja tira de Mafalda.

Queda claro que si vemos a Juno de manera literal, nos parecerá una detestable fábula sin consistencia. Comprensible, si consideramos que este mundo de "jauja" liberal no tiene referente real por ningún lado. Y es que la idea de que una historia sencilla, simpática y con un final feliz pueda aportar algo en un mundo plagado de pesimismo y sarcasmo puede molestar a algunos. Sobre todo si esa idea proviene del mismo mundo intelectual que la critica.

Al final, es mejor quedarse con las sensaciones. La película emociona, sin darle muchas vueltas al argumento. Resulta tan políticamente correcta, está tan bien actuada y tiene tan buen guión, que terminamos envueltos en su juego de frases rápidas e ingeniosas. Y aunque no conozcamos a ningún adolescente que hable de esa manera, el personaje de Juno nos seduce y cautiva por su encanto y sencillez. Una cinta para disfrutar en pareja o con el hijo adolescente: simple, correcta y hermosa.


Título: Juno
País: USA
Año: 2007
Género: Comedia
Director: Jason Reitman
Elenco: Ellen Page, Jennifer Garner, Michael Cera y Jason Bateman
Duración: 96 minutos
Calificación: Mayores de 14 años.

Por Sebastián Montecino – La Nacion.
.