BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

miércoles, 24 de febrero de 2010

CUBA: Muere preso político Orlando Zapata, en huelga de hambre.

Zapata Tamayo forma parte del grupo de 75 disidentes condenados en la primavera de 2003.

Inició la huelga de hambre en la cárcel luego de que el Gobierno cubano se negara a aceptar sus demandas, como el derecho a "vestir la ropa blanca de disidente y no el uniforme de recluso común".

El preso de conciencia cubano Orlando Zapata Tamayo resultó muerto tras la huelga de hambre que inició en diciembre pasado. "Elizardo Sanchez me confirma la muerte de Orlando Zapata Tamayo. Esto no se puede quedar asi!" escribe la cuba Yoani Sánchez en Twitter. Desde Miami, la organización del Directorio Democrático responsabilizó al Gobierno cubano del desenlace fatal.

"El reo fue trasladado esta mañana en ambulancia desde el hospital de reclusos Combinado del Este de La Habana al hospital Hermanos Almejeira, en El Vedado, debido al agravamiento de su estado de salud, según el grupo del exilio cubano. "No sabemos qué le habrá pasado, pero tanto los activistas políticos de La Habana como su madre, Reyna Luisa Tamayo, temen lo peor, debido a que nunca se había visto que un preso sea ingresado en ese hospital", señaló la mañaa de este martes a Efe Lissete Rivero, codirectora del Directorio Democrático.

El preso de conciencia que se encontraba entubado y presentaba fallos multiorgánicos, en concreto en los riñones, pulmones e hígado, perdió finalmente la vida en el hospital.

Previamente al momento de su muerte, en conversación telefónica, la madre de Zapata Tamayo aseguró a la organización que "ellos (el Gobierno cubano) han sido los que han provocado el asesinato premeditado, la muerte" de su hijo, en el caso de que se produzca.

Rivero denunció también que el preso de conciencia tuvo que ser intervenido de un hematoma interno en la cabeza como consecuencia de los golpes que funcionarios de prisiones le propinaron.

Zapata Tamayo forma parte del grupo de 75 disidentes condenados en la primavera de 2003 con penas de hasta 28 años de cárcel, aunque, en su caso, la acumulación de penas por "desobediencia, desacato y protestas a favor de los derechos humanos" le ha acarreado una condena de hasta 50 años de prisión, precisó.

El disidente inició la huelga de hambre en la cárcel luego de que el Gobierno cubano se negara a aceptar sus demandas, entre otras el derecho a "vestir la ropa blanca de disidente y no el uniforme de recluso común". Además, protestó por las condiciones infrahumanas en que se encuentran los presos políticos y se negó a comer el rancho que provee el penal para, en su lugar, alimentarse sólo de la comida que, cada tres meses, le lleva a la cárcel su madre.

A partir de febrero, Zapata Tamayo ha sido sometido periódicamente a un tratamiento por suero, para la hidratación de su organismo.

Fuente: Información y Análisis América Latina.
.