BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

miércoles, 24 de febrero de 2010

GRAN BRETAÑA: Se desataron las fuerzas del infierno.

El ministro británico de Economía acusa al entorno de Brown de atacarle.- El primer ministro dice ser "exigente", no acosador

La tormenta desatada en el Reino Unido sobre los supuestos ataques de ira del primer ministro Gordon Brown no escampa. El ministro de Economía y "amigo" de Brown, Alistar Darling, acusó ayer a los ex portavoces de Downing Street de provocar a la prensa británica en su contra después de prever, en 2008, la peor recesión económica en 60 años. "Se desataron las fuerzas del infierno", ha comentado Darling en una entrevista a Sky Channel.

"Nunca formé parte de nada que tenga que ver con esto", se ha defendido Brown en una entrevista en GMTV. El primer ministro insiste en que se está pretendiendo confundir su actitud "exigente", pero las declaraciones de Darling han dado un argumento más a los conservadores -que exigen una investigación sobre si Brown acosa a sus empleados- para arremeter contra el primer ministro. "Esta es una sorprendente confirmación pública del propio ministro de Hacienda de que él (Gordon Brown) ordenó a sus secuaces informar en su contra", ha comentado un portavoz tory.

Darling ha cargado contra Damian McBride y Charlie Whelan, antiguos portavoces de Brown, a quienes acusa de instar a los medios de comunicación a que le atacaran como castigo por las duras previsiones económicas publicadas en una entrevista a The Guardian en agosto de 2008. "A nadie le gustaría el tipo de informaciones que siguieron", ha comentado. No ha apuntado, sin embargo, de manera directa a Gordon Brown: "Por supuesto, tienes gente que dice cosas".

"Nunca ordenaría a nadie hacer otra cosa que no sea apoyar a mi chancellor (ministro de Economía)", ha aclarado Brown. "Hemos trabajado juntos todo este tiempo y tenemos un enorme respeto mutuo. Creo que él podría confirmar eso", ha añadido, en referencia a Darling.

Presionar y desafiar

Los laboristas llevan desde el fin de semana intentado frenar el revuelo que se ha formado por la futura publicación de un libro que acusa a Brown de comportarse de forma violenta y agredir verbalmente a sus trabajadores. El primer ministro se ha defendido admitiendo que su conducta no puede ser vista como bullying (acoso laboral), sino como "exigente". "En mi trabajo tienen que hacerse las cosas, tienes que presionar a la gente, tienes que desafiar a la gente", ha dicho.

Fuente: El País.
.