BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

miércoles, 13 de mayo de 2009

EE.UU.: Fortalezas y debilidades de América Latina frente a la crisis.

"Quiero mencionar un tema que ha contribuido de forma directa a la crisis de los partidos: la aparición de los presidencialismos plebiscitarios. Hablo de los populismos: no se van nunca estos presidentes latinoamericanos... Aunque tengan prohibido volver; quieren seguir volviendo, incluso en las democracias más importantes. Los plebiscitarios destruyen sus propios partidos políticos. En un sistema presidencialista debería poder elegirse al presidente una sola vez de forma sucesiva y no volver nunca, nunca, nunca más...y permitir que surjan nuevos lideres". (Fundación Euroamérica)

"Para contemplar la situación de América latina con una perspectiva historia, es importante acordarnos de que en el último cuarto de siglo vivimos el periodo más largo de continuidad constitucional. Hace veintiuno años prevalecía el autoristarismo. Entre los treinta y los ochenta ciento cuatro cambios de gobierno de los doscientos setenta y siete que hubo, lo fueron por golpe militar. Desde 1990 hasta el día de hoy hay solamente un golpe militar clásico que es el de Haití.

El cambio en realidad es extraordinario porque muchos países volvieron, y otros empezaron, a la consolidación democrática. Hace 25 años había guerras civiles profundas en Centroamérica y hace 25 años estábamos ante un estancamiento económico. América latina está en una situación mejor que antes. Hay cierto optimismo. Sin embargo tenemos que ver con preocupación que no solo hay falta de competitividad, que subsisten desigualdades y pobrezas, sino que en estas democracias vemos instituciones enormemente frágiles.

Cometimos dos errores conceptuales de fondo: el primero confundir el establecimiento de la democracia con su consolidación. Obviamente hay algunos países que tuvieron mayor éxito, porque antes tuvieron una tradición democrática. En Uruguay y Chile fue un restablecimiento de la democracia... En Paraguay y Bolivia se estableció casi por vez primera la democracia.

El segundo error, y es una crítica a los economistas, se pensó que al hacer las reformas económicas de primera y segunda generación, macroeconómicas y estructúrales, casi automáticamente ocurriría el fortalecimiento de las instituciones, una especie de marxismo vulgar donde las instituciones aparecerían con la apertura de las economías. Hoy tenemos consciencia de que la efectividad de las reformas depende de la calidad de las instituciones y no a la inversa.

¿Cuales son los grandes desafíos políticos en América Latina?: grosso modo, cuatro. En primer lugar hay una crisis profunda de la capacidad del Estado que se manifiesta de distintas formas: escasez de recursos, dependencia de los ingresos fiscales por exportaciones, escasez de personal cualificado, necesidad de fortalecer la gestión publica a niveles locales, de reforma de los federalismos, de las relaciones entre los gobiernos centrales, locales y estatales.

La segunda es la crisis del Estado de derecho, de los poderes judiciales, del hecho de que las instituciones que tienen responsabilidad de implementación de la ley, las policiales, en la mayoría de los países están fracasando. Una situación en la que la criminalidad ha surgido de forma importante, en donde la inseguridad pública, la corrupción, se relacionan con la falta enorme del Estado de derecho generalizado.

El tercer elemento es lo que podríamos llamar crisis de representación, de la voluntad ciudadana hacia las esfera de la toma de decisiones, cómo se traduce la voluntad popular en los mecanismos de toma de decisiones. Hay falencias importantes en los sistemas y mecanismos electorales. Hay partidos políticos débiles. Esta muy de moda criticar los partidos y para muchos seria mejor que no los hubiera; pero los partidos son elementos fundamentales para la transmisión de la voluntad ciudadana y se requieren muchas reformas.

Les quiero mencionar un tema que ha contribuido de forma directa a la crisis de los partidos: la aparición de los presidencialismos plebiscitarios. Hablo de los populismos: no se van nunca estos presidentes latinoamericanos... Aunque tengan prohibido volver; quieren seguir volviendo, incluso en las democracias más importantes. Los plebiscitarios destruyen sus propios partidos políticos. En un sistema presidencialista debería poder elegirse al presidente una sola vez de forma sucesiva y no volver nunca, nunca, nunca más...y permitir que surjan nuevos lideres.

La cuarta crisis es la de gobernabilidad. Tiene que ver con cierta incongruencia entre la separación de poderes y el multipartidismo que arroja situaciones en América Latina donde los presidentes no tienen mayorías para gobernar y se desarrolla una lógica perversa donde es preferible ver que fracase el presidente a que tenga éxito, no solo por la oposición sino también incluso los propios correligionarios del presidente. La segunda vuelta no resuelve los problemas, la agrava porque produce una mayor pulverización política y el presidente se encuentra con parlamento dividido.

En esta lógica de confrontación de gobiernos débiles, con el desprestigio de la política, la gente busca un salvador. ¡Por favor, que venga un señor y que nos salve!. Hay un giro a gobiernos paralizados; situaciones como por ejemplo de Bolivia en donde se pasa a un gobierno plebiscitario donde los presidentes van también destruyendo instituciones porque el líder es lo más importante.

Estamos frente a tres tipos de régimen: los más comunes, los presidencialismos paralizados y México es un ejemplo. Los populistas y finalmente los terceros, sistemas de concertación presidencial, que son pocos. La lógica de la cooperación surge si existen partidos políticos fuertes y coherentes. Estamos ante una situación en la que las instituciones están en crisis y lo que se busca para solucionar el problema pasa a ser en si mismo un problema, se perjudica la consolidación de las instituciones en un círculo vicioso.

Lo que se tiene que afrontar en América Latina no son solo las reformas económicas y la mejora de la competitividad, porque sin instituciones que permitan gobernar y tomar decisiones políticas claras y coherentes no se podrán implementar estas reformas tan importantes que requieren la región"

Trascripción por Infolatam de la conferencia de Arturo Valenzuela en la V Conferencia Internacional de ABC- Fundación Euro América.

Fuente: Información y Análisis América Latina.
.

No hay comentarios: