BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

lunes, 31 de agosto de 2009

VENEZUELA: Nueva Ley de Educación podría agravar la crisis en Venezuela.

La inspiración cubana de la nueva Ley Orgánica de Educación (LOE) en Venezuela podría convertir los salones de clases en más de 26,000 escuelas públicas y privadas en un escenario de confrontación política, según la crítica procedente de diversos sectores, entre ellos académicos y líderes de la Iglesia Católica.

"Igual como ocurre en el sistema educativo cubano, aquí se va a utilizar la escuela como instrumento para imponer la ideología comunista'', aseguró a El Nuevo Herald Roberto Lückert, Arzobispo de Coro y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Lückert indicó que los estudiantes de preescolar hasta la universidad van a ser instruidos "de acuerdo a un proyecto político del gobierno que lo tiene copiado de Cuba, y atropella la Constitución''.

Asimismo, observó que la ley se aprobó "entre gallos y medianoche'' y que el gobierno no realizó una amplia consulta con los organismos e instituciones que tienen que ver con la educación, como universidades, estudiantes y la propia Iglesia.

Según un estudio del investigador Mariano Herrera, director del Centro de Investigaciones Culturales y Educativas (CICE), de Caracas, en unas 9,000 palabras que contiene la ley, sólo aparece mencionada nueve veces la palabra "escuela'', cinco veces la palabra "aprendizaje'', y tres la palabra "enseñanza''.

"La imitación es total'', afirmó el sacerdote jesuita Luis Ugalde, rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), de Caracas, refiriéndose al presunto paralelismo que existe entre la LOE y el modelo cubano.

"En la isla las escuelas están bajo el control total del gobierno-partido, igual que las actividades económicas'', agregó Ugalde.

La LOE, dijo Ugalde, establece un control prácticamente total del "gobierno-partido'' sobre el proceso escolar, de modo que "todo esto es una monstruosidad bajo el control del gobierno-partido''.

En el Artículo 5 de la ley, uno de los más polémicos, se establece que el Estado tendrá la posibilidad prácticamente ilimitada de intervenir y controlar instituciones educativas privadas. Agrega, entre otros apartados, que el Estado tendrá potestad de evaluar "la idoneidad de las personas naturales y jurídicas para el cumplimiento de los requisitos éticos, económicos, académicos, científicos, de probidad, eficiencia, legitimidad y procedencia de los recursos para fundar y mantener instituciones educativas privadas''.

El gobierno del presidente Hugo Chávez ha defendido decididamente la conveniencia y el avance que representa la ley, y ha advertido contra cualquier intento de desobedecerla.

"Algunos de la oposición piden un referéndum para anularla. No se puede, porque está en la Constitución que no pueden anularse leyes que signifiquen avances en el desarrollo de los derechos humanos, y la educación es un derecho humano fundamental'', argumentó Chávez, durante la inauguración de un hospital infantil en Caracas el 21 de agosto.

Tres días antes, en una conferencia de prensa, el ministro de Educación, Héctor Navarro, señaló que aconsejaba a "la derecha'' que no desacatara la ley.

"Como hay mucho loco dentro de la derecha, uno no sabe lo que pueda ocurrir [. . .]'', dijo Navarro. "El que se ponga al margen de la ley es un delincuente. Así de sencillo''.

El rechazo a la inspiración cubana de la LOE se ha manifestado en la calle. Pancartas con inscripciones de "Cubanos Go Home'' y "No a la Ley de Educación Cubana'' se mostraron en varias manifestaciones el pasado fin de semana en Venezuela.

"Es el momento para que nosotros, los padres de familia, las madres de familia, combatamos el principio ideológico que pretende imponer el Estado, a través de la educación de hogar'', dijo el alcalde de Lechería, en el estado Anzoátegi, Víctor Hugo Figueredo, en un correo electrónico enviado a El Nuevo Herald.

Figueredo adelantó que planean realizar actividades de protesta cada semana y organizar foros y asambleas con padres y representantes y la comunidad en general, para discutir la ley y las formas de impedir su aplicación.

A pesar de las advertencias oficiales, los críticos no han han cesado de cuestionar el tema. Amalio Belmonte, secretario general de la Universidad Central de Venezuela (UCV), la mayor del país, destacó que la ley hace del Estado una especie de superestructura que va a regir todo el sistema educativo, "un estado hipertrofiado y monstruoso''.

"No da lugar a que iniciativas e instituciones que no se correspondan con el ideario político del gobierno puedan aceptarse'', dijo Belmonte durante una conferencia de prensa la semana pasada en Caracas.

Según Leonardo Carvajal, experto educativo y presidente de la organización no gubernamental, Asamblea de Educación, la LOE fue elaborada con asesoría cubana y refleja fundamentalmente valores de la sociedad cubana.

Carvajal aseguró en un foro que tuvo lugar en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) en junio, que la diputada oficialista María de Queipo, que presidió la comisión de Educación de la Asamblea Nacional, que tuvo a su cargo la elaboración de la LOE, "se reunió con Armando Hart, ex ministro de Educación cubano, para que asesorara el proyecto.

"No puede ser que una ley de Educación pensada en Cuba, se quiera aplicar en Venezuela'', indicó Carvajal. "De igual forma no se puede implantar modelos que tengan los valores cubanos, porque ese es un atentado contra los más altos intereses de la patria''.

La imposición de valores cubanos, destacó Carvajal, está generando "consecuencias negativas'', porque en Cuba "hay un pensamiento único, no rige el pluralismo ni la tolerancia''.

Junto con un grupo de académicos reunidos en la UCAB tres meses atrás, Carvajal estudió las últimas versiones del proyecto antes de ser aprobado, y encontraron una serie de valores paralelos con el sistema educativo cubano.

"La raíz doctrinal de nuestra educación es el Artículo 102 de la Constitución que establece que nuestro sistema educativo tiene que basarse en el respeto a todas las corrientes del pensamiento'', precisó, "mientras que en la Constitución cubana en su Artículo 38, establece que la educación y la cultura se basa en el marxismo-leninismo''.

Por CASTO OCANDO –El Nuevo Heraldo.
.