BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

martes, 2 de diciembre de 2008

CHILE: Como navegar el 2009.

Qué Pasa consultó a una treintena de expertos de diversos rubros respecto a cómo moverse en el turbulento 2009. Las recomendaciones van desde si le conviene cambiar el auto hasta qué indicadores mirar y cuáles decisiones debe o no postergar, incluido el uso de la tarjeta de crédito, la contratación de un préstamo hipotecario y si aplazar o no ese posgrado que viene planeando desde hace meses. Además, los expertos detallan qué señales -locales y externas- seguir para tomarle el pulso a la crisis y sus derivados. Qué leer y a qué gurús escuchar. En resumen, un manual o guía práctica para sobrevivir a la anunciada tormenta que se cierne sobre la "economía real" de Chile.

El estudio fue realizado en forma conjunta por William Pullen, managing director de Reputation Institute Chile, con el académico Sergio Godoy, subdirector de investigación y postgrado de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica.

¿Cuándo será el peor momento de la crisis?

Recién en enero se comenzará a configurar un escenario más amplio y en el segundo trimestre de 2009 el panorama debiera estar claro. Para entonces se espera que el nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, comience a aplicar su plan anticrisis y que el resto del mundo desarrollado anuncie nuevos paquetes de salvataje e inyecciones de liquidez.

Por lo pronto, el decano de Economía de la U. de Chile, Felipe Morandé dice que probablemente el tercer trimestre de 2009 el país tenga un crecimiento negativo, mientras que a nivel global, la recesión técnicamente debiera acabar en ese período para a continuación "verse tasas reducidas de crecimiento y una recuperación lenta durante 2010".

El ex ministro de Hacienda y académico de la UC Rolf Lüders es más categórico: "La crisis ya llegó y la mejor muestra son las altas tasas de interés y el incremento de la inflación que están afectando ahora a la gente". Para Lüders estaríamos cerca del "punto más álgido" de las turbulencias. En cuanto a la "crisis real", su opinión es que está comenzando a asomarse en las cifras de desempleo y el menor consumo. ¿Su apuesta? La crisis no será profunda, aunque sí larga.

El economista Alejandro Alarcón dice que la crisis tiene un horizonte de 14 meses.

¿Conviene refinanciar deudas?

Sí y no. El gerente general de la Asociación de Banco, Alejandro Alarcón, dice que primero se debe hacer un balance de todo lo que uno realmente debe. Lo recomendable es no tener deudas superiores a un sueldo mensual, descontando todos los gastos fijos como vivienda, comida, cuentas, colegios, etc.

La misma prudencia recomienda el ex superintendente de Bancos, Ernesto Livacic. Aconseja tener claro todos los gastos y cobros asociados a un crédito, usar la tarjeta de crédito para pagar en tres cuotas precio contado y jamás usar la tarjeta para girar de dinero.

Si bien, todos coinciden en que las tasas de interés bajarán en 2009, es importante seguir de cerca su movimiento y las ofertas de los bancos. El presidente de Gemines Management Consulting, Juan Luis Köstner, dice que hacia fines de 2009 y principios de 2010, los bancos deberían retomar sus ofertas para refinanciar. Durante el resto del año, espera que las entidades bancarias opten por ofrecer este servicio a los deudores que tengan problemas para pagar. Y en el caso de los créditos hipotecarios, Livacic recomienda sólo repactar si las tasas bajan un punto porcentual.

¿Vale la pena cambiar el auto?

Según datos de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), durante el primer trimestre de 2009 aún quedarán disponibles unidades en stock que las importadoras compraron a dólar promedio $ 500. Después subirán incluso 30% respecto de los precios actuales y probablemente se acaben los "ofertazos" en equipamiento y los bonos.

Sin embargo, algunos expertos aseguran que tras el alza, los precios volverán a bajar. "Debiésemos ver una caída en los precios asociada a un menor tipo de cambio esperado con respecto al valor actual y a una fuerte caída en la demanda proyectada", señala Roberto Darrigrandi, gerente de Desarrollo de Tanner. ¿Su recomendación? "A menos que sea estrictamente necesario, es mejor esperar unos 6 meses y, de esa manera, acceder a mejores precios y tasas de financiamiento".

Michelle Labbé, economista de Econsult, es más drástica y asegura que es mejor no cambiar el auto por ahora. Y en caso de no tenerlo y no ser necesario para la generación de ingreso, "ahorrar el dinero, ya que las tasas de desempleo deberían subir y en caso de estar desempleado es mejor tener las menores deudas posibles".

¿En qué invertir o ahorrar?

Si tiene nervios de acero, invierta en Bolsa. Los precios de las acciones han caído tanto, que hay muchas oportunidades. El gerente general de IM Trust Corredores de Bolsa, Vicente Bertrand, dice que un inversionista que busque altos retornos debería mirar papeles como Cencosud, La Polar y Salfacorp que han sido golpeados por la crisis, pero que al final "son empresas muy rentables", explica. El gerente de estudios de Banchile, Rodrigo Martin, agrega que otros títulos interesantes son SQM y Falabella, además de las empresas del sector eléctrico, especialmente Enersis y Endesa. Para Cristián Gardeweg, economista de Celfin, también hay oportunidades en el extranjero. "El sector financiero, los commodities, el sector inmobiliario son interesantes porque han caído fuerte", dice.

Para los más conservadores, a juicio de Bertrand, lo mejor son las acciones de baja volatilidad que entregan altos dividendos, como Andina, Iam o Entel y los bonos corporativos de empresas sólidas como Salfacorp, FASA o La Polar. Martin recomienda tener un mix de instrumentos líquidos compuesto por fondos de renta fija de corto plazo, una parte renta fija de largo plazo y no más de un 30% en acciones. Otra alternativa pueden ser los bonos corporativos de empresas latinoamericanas, especialmente eléctricas o de servicios básicos que tienen flujos de caja sólidos, agrega Gardeweg.
Para aquellos que quieren invertir en el corto plazo, lo mejor son los fondos mutuos que invierten en bonos en pesos. "Sugiero no invertir en el corto plazo en UF porque va a empezar a caer", dice Gardeweg.

En el caso de personas que ya tienen tomadas sus posiciones, el economista de Celfin dice que es bueno revaluar las inversiones. "Si hay posiciones en acciones es bueno mantenerlas, salvo en el caso de empresas con riesgo de quiebra fuerte, como el caso de las automotoras en Estados Unidos", advierte. Otra opción interesante para 2009, a juicio de Martin, son los activos inmobiliarios. "Probablemente los precios de las propiedades van a seguir bajando y en Chile el metro cuadrado en dólares es más bajo que en el resto de Latinoamérica", señala.

¿Qué hacer con la AFP?

Jubilar sólo si es necesario, no cambiarse de fondo ni tocar el APV. El socio de Human Capital, Mauricio Peñaloza propone retrasar la salida del mercado laboral lo más posible porque "al salirte consolidas la pérdida que han tenido los fondos en los últimos meses". Quienes no tienen otra opción que jubilar lo más probable es que estén mas cerca del Fondo E y, por lo tanto, el daño a su patrimonio no sea tan grande. De hecho, hay expertos que señalan que 20009 es un buen momento para retirarse ya que las tasas de las rentas vitalicias han subido en casi dos puntos en el último tiempo, bordeando el 4,5%. Algo así como media UF mensual más que hace un año por pensión. Lo que nadie discute es que algo de daño habrá y la pensión esperada hace uno o dos años será menor a la que finalmente recibirán si deciden liquidar su pensión ahora, dice el experto. Peñaloza recuerda que a no ser que la persona sea despedida, en Chile no existe la caducidad del contrato laboral cuando una persona jubila.

¿Cambiarse de fondo? Cautela es la consigna, sobre todo porque, como dice Jorge Jara, de Contémpora Consultores, el dilema es saber cuánto tomarán las acciones en recuperar sus valores históricos y "si durante este proceso alguna de las inversiones de las AFP generan pérdidas reales", lo que volverá alguna de las caídas sufridas en los ahorros como irreversibles.

Añade que el afiliado puede mantener los fondos acumulados por las cotizaciones obligatorias, cotizaciones voluntarias, ahorro voluntario, hasta en dos fondos; por lo tanto, el trabajador puede solicitar a su AFP que por ejemplo le traspase el 50 % del saldo de cotizaciones obligatorias que mantiene en el fondo A, a un fondo menos riesgoso y que si mantiene una cuenta de ahorro en el fondo A transfiera otro porcentaje al fondo C, de esta manera disminuye la pérdida y diversifica sus riesgos.

También puede solicitar a su AFP que toda nueva cotización sea invertida en un fondo menos riesgoso y en caso contrario puede aprovechar la coyuntura para adquirir cuotas baratas.

¿Y la universidad de los hijos?

Los expertos no tienen dos opiniones sobre el tema: el gasto en capital humano debe mantenerse en lo posible, siempre y cuando no signifique trasladar la crisis al seno del grupo familiar. Más aún. El director del Centro de Políticas Comparadas de Educación de la Universidad Diego Portales, José Joaquín Brunner, afirma que comúnmente en períodos de crisis las familias tratan de no sacrificar la educación de sus hijos. Añade que varias universidades han anunciado que mantendrán sus costos en determinadas carreras el próximo año y recomienda estudiar con profundidad las cuentas familiares, porque caer en morosidad "puede volverse un tema mucho más complejo". La posibilidad de cambiarse de institución (a una con aranceles más bajos o donde sea posible optar a financiamiento) también se puede considerar, aun cuando Brunner reconoce que en muchos planteles "existen rigideces difíciles de subsanar". Esto incluye planes de estudios, plazos y procesos de admisión.
De cualquier forma, en anteriores situaciones de crisis, afirma el académico, no se ha observado un traslado masivo de matrícula entre instituciones. "Más bien, suele observarse una cierta caída temporal de la demanda por vacantes", agrega.

¿A quién creerle?¿Qué indicadores seguir para estar al día?

Una de las "verdades" instaladas después de todo lo ocurrido en Wall Street es que en materia financiera no hay certezas y que todo puede cambiar. Eso sí, hay que concederles a los expertos que, previo a la crisis había mucha información dispersa o derechamente oculta. Preguntamos a los economistas qué cosas están leyendo, qué opiniones siguen y a qué blog se volvieron adictos tras los acontecimientos de los últimos meses. Felipe Morandé explica que sigue "tanto a los agoreros", como Roubini, como a los menos pesimistas, como John Lipsky del FMI. Para estar al día en términos de cifras y reportes recurre a los análisis de los bancos de inversión (Barclays, por ejemplo) y los reportes de la OCDE. En cuanto a las lecturas en materia económica, además de los clásicos The Wall Street Journal y The Economist -lejos el más mencionado por los consultados-, Morandé trata de mirar cada vez que puede el journal electrónico The Economist's Voice.

En cuanto a los indicadores, Juan Luis Köestner, señala que sus preferencias en cuanto a medios de información "definitivamente se inclinan por The Economist, Bloomberg, National Bureau of Economic Research y Banco Central de Chile".

En materia de indicadores a monitorear, el vicedecano de Economía de la Chile, Franco Parisi, menciona venta de departamentos, caída en el precio de las viviendas usadas, morosidad en multitiendas y supermercados.

El economista Alejandro Alarcón recomienda los informes de los bancos. "Son gratis para los clientes", destaca, y están sus páginas web. Como datos claves que hay que mirar la inversión, el gasto y la confianza empresarial. Aconseja no asustarse ni con la bolsa ni el dólar "porque sus oscilaciones diarias no están marcando tendencias aún porque hay mucha inestabilidad".

¿Cómo manejar las tarjetas de crédito?

Romper la tarjeta de crédito puede ser extremo. Pero es lo que muchos piensan (y hacen) en épocas de apreturas. Lo primero que hay que tener en cuenta es que el usuario de dinero plástico no es de un solo tipo y que el comportamiento es una buena medida para decidir los caminos a seguir.

El ex superintendente de Bancos y socio de Ramírez y Asociados, Guillermo Ramírez, parte diciendo que es partidario de usar la tarjeta de crédito como medio de pago. Eso sí, advierte, en personas ordenadas y que se preocupan de hacer el pago de la deuda completa a fin de mes. Esas personas debieran mantener su ritmo de compras ordenadas. El problema está con las otras categorías de tarjetahabientes: los que usan el plástico como adicionales o aquellos que sólo pagan los intereses en donde la deuda crece "como bola de nieve", advierte.

Juan Luis Köestner, presidente de Gemines Management Consulting recomienda usarlas normalmente y sólo en la medida que lo permitan las capacidades de pagarlas oportunamente y el ex superintendente de bancos Ernesto Livacic aconseja usar la modalidad de pago 3 cuotas precio contado.

¿Es un buen momento para comprar casa?

Comprar como sea. Durante los primeros meses de 2009 los precios de las viviendas deberían mantenerse bajos, dado el sobrestock, especialmente de departamentos. "En la actual coyuntura es posible encontrar buenas oportunidades entre la abundante oferta que exhiben las inmobiliarias", señala Lorenzo Constans, presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC). La gracia es poder aprovecharlas lo antes posible, porque, según la industria, no durarán para siempre. "En atención a que las inmobiliarias están posponiendo el inicio de nuevos proyectos, el mercado disminuirá progresivamente el nivel del stock en venta, con lo que la tendencia a la baja marginal en los precios que existe incipientemente, no se consolidará", explica Vicente Domínguez, director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI).

Además, con el apoyo de los subsidios gubernamentales anunciados -200 UF para viviendas de hasta 1.000 UF y 100 UF para viviendas hasta 2.000 UF-, los consumidores podrían ahorrarse hasta un quinto del precio en el caso de quienes piensan invertir para arriendo. "La inversión en casas o departamentos es una inversión segura, que mantiene o aumenta su valor en el tiempo, lo que es especialmente atractivo en épocas de incertidumbre económica", asegura Constans.

Tomar un crédito hipotecario también es una opción Aunque las tasas están más altas que el promedio de los últimos tres años, "siguen siendo históricamente bajas", según aclara Domínguez. Añade que siempre en las épocas de crisis, la propiedad ha sido un buen refugio para los ahorros personales.

¿Es tiempo para iniciar estudios de posgrado o capacitación?

En las últimas semanas se han producido una serie de desvinculaciones de ejecutivos, principalmente en entidades financieras, tales como corredoras de bolsa. Ante ese escenario, muchos profesionales se enfrentan a la disyuntiva de salir al mercado en busca de nuevas oportunidades, independizarse por un tiempo o esperar a que pase el chaparrón especializándose para tener un mejor currículum cuando pase la crisis. Por otro lado, hay personas que están en pleno proceso de postulación para realizar posgrados en Chile y en el extranjero, la mayoría de los cuales implica un gran desembolso de recursos.

¿Es conveniente postergar la decisión de realizar un MBA o doctorado? El economista de la U. de Chile Dante Contreras es enfático: el actual escenario es el mejor para que cualquier ejecutivo o profesional se especialice. Sus argumentos son que el costo de oportunidad decae en recesión, siempre está la posibilidad de conseguir becas de financiamiento y se trata de una inversión con altos retornos.

Coincide la investigadora del Instituto Libertad Alejandra Candia, quien dice que "si bien en épocas de crisis los gastos se ajustan, la educación es una inversión no es un gasto". Para Candia, la recomendación es que los grupos familiares mantengan un control de egresos permanente, en caso que el ciclo restrictivo se alargue y deban recurrir a otras fuentes para financiar la especialización de alguno de sus miembros.

Dato para tener en cuenta: en épocas de crisis las postulaciones a MBA y posgrados en EE.UU. crecen exponencialmente, ya que los ejecutivos que se quedan sin trabajo, "estudian un MBA, están dos años ahí y renuevan su conocimientos o detectan oportunidades de negocios", como explica Carlos Osorio de la UAI.

Además, cursar un magíster u otro postítulo, sostienen los expertos, permite incrementar la red de contactos y siempre está la posibilidad de conseguir financiamiento en el mercado local.

¿Mantengo mis seguros?

Terminar con los seguros duplicados, priorizar los que complementen los gastos elevados y si es necesario renegociar primas, reducir coberturas y bajar el capital asegurado. Los expertos advierten eso sí que cada caso debe analizarse en forma individual, de acuerdo a las características de cada persona o familia.

Por regla general, lo primero es terminar con los seguros duplicados, sobre todo de protección de bienes, como el del auto. Eso, porque en caso de siniestro no hay doble indemnización, por lo que no se justifica tener dos contratos. "La solución correcta es que exista sólo una póliza en mejores condiciones de cobertura, precio y capacidad de negociación o protección", dice Enrique Araya, gerente general de Cecal Ingenieros.

En el caso de los seguros de vida, no hay problema que haya dos. O tres. Como la vida "no tiene precio" uno puede asegurarla las veces que quiera y por el monto que pueda.

En el caso del seguro de la casa, el que se contrata con el crédito hipotecario por lo general es más completo que el que puede tomar uno solo: tiene los adicionales de terremoto, actos terroristas, inundaciones, etc. que muchas veces no implican un gran sobrecosto.

Otro tip es priorizar. En caso de que los ingresos puedan disminuir hay que asegurarse de mantener los seguros de salud, y en el caso de que el seguro automotriz sea muy caro, se puede negociar un menor precio, subiendo el deducible. E incluso se puede llegar a asegurar sólo por responsabilidad civil. "En este último caso, sabemos que estamos arriesgando el valor de nuestro vehículo, pero tenemos controlado al menos las demandas de terceros que pueden no tener un valor medible", dice Araya.

Sobre los seguros con ahorro, el ex presidente de la Asociación de Aseguradores, Mikel Uriarte, dice que es recomendable mantenerlos por completo y tomar además los de cesantía porque permitirán a las personas que pierdan su empleo estar cubiertos en algunos pagos de sus deudas. Añade que "hay que tomar las coberturas correctas y en compañías que tengan una tradición para poder obtener las mejores coberturas".

¿Cómo se vivirá la crisis en las empresas?

Una de las principales fuentes de reducción de costos en las empresas son los denominados gastos de representación de sus ejecutivos, que permiten invitar a comer a clientes, usar tarjetas de crédito en el exterior, entre otros.

En general disminuyen los viajes y muchas reuniones se hacen por videoconferencia. El presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, Marcelo Awad, afirma que están ajustando los parámetros comerciales y financieros en los modelos presupuestarios. El nuevo escenario los va a obligar a realizar lo "justo y necesario" para mantener las operaciones funcionando con el máximo de productividad. Se reducirán los viajes al mínimo, y aumentará la eficiencia energética.

Pero hay un tema que preocupa sobremanera a los ejecutivos: la reducción de bonos. Mientras los que operan en el rubro financiero ya tiene claro que el suculento cheque de fin de año no será el mismo, la mayoría de las firmas grandes están ajustando la entrega de premios a resultados.

¿Renuevo mis gadgets?

La tecnología sabe reinventarse y hay opciones más económicas para los bolsillos aproblemados. Leo Prieto, fundador de Betazeta, dice que "antes de cambiar el computador o el celular, piensen si el que tienen actualmente funciona bien y si realmente es necesario cambiarlo". Si falla, hay varias opciones económicas como los netbooks, un computador portátil pequeño que funciona bien y cuyos precios van desde $ 200 mil a $ 400 mil.

El gerente de ventas del sector multiindustria de IBM, Claudio Pérez, explica que una mayor velocidad de proceso y almacenamiento a menor costo de energía pueden hacer la diferencia para una empresa. Por eso, aconseja que a la hora de buscar un nuevo gadget se revisen sus funcionalidades y los beneficios potenciales que el activo proveerá y los costos de mantener dicha tecnología versus la tecnología actual.

En cuanto a los celulares, Prieto dice que por ahora no hay apuro en cambiar, porque tampoco hay ofertas tan espectaculares en el mercado. Respecto a los planes de celular, dice que éste es el minuto ideal para revisar los servicios que vienen incluidos y que no se ocupan, para desactivarlos.

¿Cambiará nuestro consumo?

Durante 2009 las adquisiciones impulsivas estarán en peligro de extinción. El comportamiento que debiera tomar vuelo son las compras más "vitrineadas", donde los consumidores se den el tiempo de buscar y comparar precios.

Otro fenómeno que debiera suceder es que aumentará la cantidad de promociones y la oferta de estas mismas. Es decir, si antes había "el mes de" algo, el próximo año será "el día de" con productos específicos.

Porque ya desde fines de este año los clientes de supermercados compran menos en cada visita, pero van más. La compra que antes era mensual ahora se divide en más "cuotas" de veces que se visita el local. Por lo mismo, los productores ya se están adaptando a los hábitos de los consumidores en la crisis. "Los productos se ofrecen en formatos distintos, en envases más chicos. La oferta se va adaptando para dar alternativas a los clientes", comenta Fernando Alvear, presidente de la Asociación Gremial de Supermercados de Chile. Además las marcas propias serán protagonistas.

También se espera un mayor uso de las cadenas mayoristas. Desde Alvi reconocen que, aunque marginalmente, ya se están notando cambios en el perfil de los clientes, especialmente en su local de Las Condes, donde están llegando cada vez más clientes del perfil alto. No es un fenómeno aislado, las mayoristas en general están recibiendo cada vez más camionetas 4X4 con dueñas de casa ABC1 a cargo de la compra familiar.

¿Inicio un negocio propio?

Los emprendedores no necesariamente tendrán que congelar sus ideas y proyectos. Reducir costos, buscar mayores eficiencias y mejorar áreas que no estaban funcionando bien, pueden traducirse en historias de éxito. Carlos Osorio, profesor y director del máster en Innovación de la Universidad Adolfo Ibáñez, dice que lo interesante de las crisis es que quedan al descubierto falencias y problemas que antes no se veían. "El que sea capaz de diseñar un mecanismo para producir más barato, se va a hacer la América", dice.

Lo mismo opina Patricio Cortés, director ejecutivo del Centro para el Emprendimiento y la Innovación de la Universidad del Desarrollo. Afirma que los períodos de crisis producen un cambio en el perfil de los nuevos negocios. "Este es el mejor momento para vender productos de bajo costo. Es cuando las bebidas alternativas y los jugos en polvo se venden de mejor forma", dice y agrega que quienes ven oportunidades en estos ciclos bajos, pueden lograr mejores posiciones para aprovechar los beneficios que luego traen los ciclos de bonanza.

El emprendedor y creador de la cadena de hot dogs, Franktitude, en Estados Unidos, Ari Wurmann, dice que ya el hecho de emprender cuando nadie lo hace genera una oportunidad. En ese sentido, dice que la actual crisis de los mercados puede ser muy beneficiosa para quienes estén buscando capital para nuevos proyectos. "Los emprendedores pueden encontrar capital de manera más fácil, porque la Bolsa hoy día ya no da seguridad. Por eso, puede ser que veamos más inversionistas ángeles buscando qué hacer con su dinero". Para Wurmann, los sectores atractivos para 2009 pueden ser el inmobiliario o industrias de servicios que impliquen poca inversión, agrega el ingeniero.

¿Vacaciones menos glamorosas?

A pesar del alza del dólar, estas vacaciones parecen ser un buen minuto para viajar según los expertos. Los estudios de reservas a futuro de varias líneas aéreas arrojaron una caída de 40% de la demanda proyectada. ¿La respuesta de las aerolíneas? Ofertazos. "Están apareciendo promociones día a día. Hay personas que andan buscando algo que se ajuste a su presupuesto y encuentran algo que tal vez no tenían pensado, pero muy conveniente. Hay que estar atentos", señala Paula Fernández, gerente de Internet de Cocha. Miami a US$ 308 dólares o 10 noches en un crucero por el Mediterráneo y las islas griegas a US$ 500 son algunos de los "combos" surgidos gracias a la crisis.

El fenómeno que los expertos esperan es precisamente un cambio en el destino o en el tipo de productos. "El que planeaba un viaje familiar a Disney, lo deja para más adelante y ahora toma una oferta de playa y sol. Los que pensaban pasar las vacaciones en un All Inclusive están buscando alternativas más económicas de alojamiento y los que iban a ir al Caribe ahora evalúan Brasil", comenta Luis Martín, jefe de ventas de Travel Security.

Lo que ninguna agencia niega es que ha habido una contracción de la demanda a raíz de la incertidumbre económica.

Y si aún así la billetera no da, quedarse en Chile será una muy buena alternativa. Óscar Santelices, director del Servicio Nacional de Turismo, asegura que hay que "redirigir la mirada hacia destinos nacionales y buscar las mejores ofertas". Jugando de local es posible no quedarse con lo primero que uno encuentra y también regatear. "Chile será una oportunidad interesante de viaje, sobre todo para familias de más de tres integrantes, complementado con el evidente progreso en cantidad, calidad y competitividad de la oferta turística", agrega Esteban Zárate, director ejecutivo del Centro de Gestión e Ingeniería en Turismo de la Universidad de Chile.

¿Es una buena decision cambiarse de trabajo?

Un cambio de trabajo puede transformarse en una jugada peligrosa para 2009. Un paso en falso puede significar varios dolores de cabeza, pero también se corre el riesgo de perder oportunidades interesantes si no se toman riesgos. Mauricio Peñaloza, abogado y socio de Human Capital, la división de Recursos Humanos de Ernst & Young, dice que muchas veces la decisión de tomar otro rumbo está marcada por el entorno "psicosocial", que inhibe la toma de decisiones. Por eso, pensar las cosas con calma y evaluar los escenarios es la clave.

Max Vicuña, socio de MV Amrop, aconseja mirar tres cosas: "Por qué salirse, de dónde se sale, y las razones para tomar otro trabajo. El análisis es diferente si el lugar actual de trabajo es percibido con un grado de riesgo o si se trata de un sitio seguro", comenta. Incluso, agrega que en situaciones de incertidumbre debiera pesar más la certeza y la seguridad en las decisiones laborales, que las compensaciones y la proyección que pudiera traer consigo una oferta de trabajo.

Pedro Cortés, de Meta 4, opina que la decisión de cambiarse o no de trabajo no pasa por si hay crisis o no, pero sí puede ser que las ofertas se vean restringidas producto de la menor actividad. Su consejo es que la decisión que se tome debe depender de dónde provenga la propuesta. "La apuesta es irse a una empresa de las grandes del mercado a las que la crisis no le va a afectar o la va a afectar menos. Porque también puede darse la situación de que hay algunos que van a tratar de arrancar de las compañías que ven con posibilidades de venirse abajo", dice.

Mario Mora, managing partner de Heidrick & Struggles, explica que las empresas sanas aprovechan los momentos de crisis para ganar mercado, para lo cual deben "modificar o incrementar sus stocks de talento gerencial". En ese escenario, recomienda que los ejecutivos evalúen sus fortalezas y competencias, revisen si su propuesta de valor es débil o fuerte y en función de eso, decidan si son un aporte en el momento actual o si es necesario analizar otras alternativas laborales donde su valor sea más alto y sus fortalezas necesarias.

Fuente: Revista Que Pasa?
.