BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

jueves, 3 de septiembre de 2009

ALEMANIA: Reconoce la canciller federal alemana Merkel el inmenso sufrimiento en II Guerra Mundial.

Durante el 70 aniversario del inicio del conflicto el 1 de septiembre de 1939.

La canciller federal alemana Angela Merkel reconoció hoy el inmenso sufrimiento causado por Alemania en la Segunda Guerra Mundial, en la ceremonia conmemorativa del 70 aniversario del inicio del conflicto.

Merkel participó en la ceremonia junto con el primer ministro ruso Vladimir Putin y el presidente de Poloniam, Lech Kaczynski, en la ciudad polaca de Danzig.

Este día se recuerda el ataque que tuvo lugar la madrugada del 1 de septiembre de 1939, cuando el buque de la marina alemana Schleswig-Holstein abrió fuego contra un fuerte polaco ubicado en la península de Westerplatte, en Gdansk. Poco después las tropas alemanas invadieron Polonia.

"Hoy, hace ya 70 años, dio inicio el capítulo más triste de la historia de Europa con el ataque alemán a Polonia. La guerra desencadenada por Alemania produjo un inmenso sufrimiento a muchos pueblos, durante años de privación de los derechos, de humillación y de destrucción", declaró la jefa del gobierno alemán.

Expuso que "ningún país sufrió durante tanto tiempo una ocupación alemana como Polonia", y agregó que "en esos tiempos oscuros, el país fue devastado; ciudades y pueblos fueron destruidos".

"La represión del levantamiento en la capital en 1944 no dejó piedra sobre piedra. La arbitrariedad y la violencia se extendieron día a día. Casi ninguna familia polaca permaneció a salvo", acotó.

Merkel quiso recordar, "como canciller federal de Alemania, a todos los polacos a los que se infligió un inmenso sufrimiento a causa de los crímenes de la potencia de ocupación alemana".

Hizo mención especial de los judíos asesinados en la Segunda Guerra Mundial. "El terror del siglo XX culminó con el Holocausto, donde se persiguió y asesinó a judíos europeos. Seis millones de judíos y muchos otros padecieron una muerte terrible en los campos de concentración y exterminio alemanes", recordó.

"No podemos deshacer el horror de la Segunda Guerra Mundial. Las cicatrices permanecerán visibles. Sin embargo, nuestro deber es tener siempre en mente nuestra responsabilidad. De esta forma, Europa ha pasado de ser un continente del terror y de violencia a uno de libertad y de paz", recalcó.

Merkel recordó también que este año se cumple también el XX aniversario de la caída del Muro de Berlín, que hizo posible la reunificación alemana y la unidad de Europa.

Al respecto, afirmó que los alemanes "no olvidarán nunca el papel que desempeñaron nuestros amigos en Polonia, Hungría y la entonces Checoslovaquia, ni el de Mijaíl Gorbachov (el último presidente de la Unión Soviética".

Durante la ceremonia, los asistentes depositaron una corona de flores ante el monumento a los héroes de Westerplatte.

El presidente polaco aprovechó la ocasión para criticar a la hoy extinta Unión Soviética y encomiar a "todos los soldados que lucharon durante la Segunda Guerra Mundial contra el ejército nazi y contra el totalitarismo bolchevique".

"Westerplatte es un símbolo, un símbolo de la heroica lucha de los débiles contra los fuertes", agregó Kaczynski.

A su vez, el primer ministro polaco Donald Tusk enfatizó la necesidad de no olvidar la lección aprendida con la Segunda Guerra Mundial. "Hemos regresado aquí para recordar quién comenzó la guerra, quién fue el culpable, quién fue el verdugo y quiénes fueron las víctimas", dijo.

"La Unión Soviética y Polonia fueron hermanos de armas en la lucha contra el nazismo. Hay problemas en la historia que deberíamos dejar en claro para que no se vuelva a repetir una tragedia de esta envergadura", declaró por su parte Putin.

Todavía existen puntos oscuros de la historia de Rusia y Polonia, en concreto la matanza de aproximadamente 15 mil militares polacos a manos de los soviéticos en el bosque de Katyn, en la Unión Soviética, entre abril y mayo de 1940.

Varsovia y Moscú valoraron el comienzo de la Segunda Guerra Mundial de manera diferente. Tusk habló del "ataque" de la Alemania de Hitler y de la Unión Soviética sobre Polonia.

También Kaczynski calificó de "puñalada en la espalda" la actuación de la Rusia bolchevique, en referencia al pacto que firmaron Josef Stalin y Adolf Hitler el 23 de agosto de 1939, que contenía cláusulas de no agresión mutua, lo que posibilitó la invasión alemana a Polonia.

Putin aprovechó insistió en que "Polonia y Rusia deberían buscar caminos conjuntos en el futuro, en estos tiempos de crisis económica".

"Por ello es necesario un nuevo pragmatismo en las relaciones entre los dos países", añadió.

Durante el día de hoy, representantes de las ciudades alemanas de Berlín, Dresden, Hamburgo, Leipzig y Nurnberg, junto con enviados de otras ciudades especialmente dañadas durante el conflicto, depositarán tierra procedente de sus lugares de origen donde se levantará el nuevo "Museo de la Segunda Guerra Mundial", que se inaugurará en Gdansk en 2014.

Fuente: Diario Hispano Mexicano.
.