BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

domingo, 20 de septiembre de 2009

CHILE: 71% cree que la Presidenta Bachelet lo hizo mejor que Lagos.

Michelle Bachelet entró a La Moneda en marzo de 2006, después de un Mandatario que dejaba Palacio con índices récord de popularidad. Por esos días, El Mercurio y Opina realizaron el primer sondeo del inicio de su gobierno y sólo un 28% de los chilenos creía que Michelle Bachelet podía hacerlo mejor que Ricardo Lagos.

Ahora, a tres meses de la elección presidencial, las cosas han cambiado. Actualmente, un 71,3% de la ciudadanía considera que la Presidenta lo hizo mejor que su antecesor. No sólo eso. Si en esa fecha ante la pregunta ¿usted apoya a la Presidenta Bachelet? un 65,3% respondía que sí, hoy esa cifra sube a 71,7%.

La Mandataria -que pasó por la crisis de los pingüinos, la fallida implementación del Transantiago, la destitución de uno de sus ministros y una masiva renuncia de senadores y diputados de su coalición- sale airosa como figura, pero no así su gobierno, su gabinete ni su conglomerado.

Al evaluar su desempeño en dos de las áreas que eran consideradas las más importantes por la ciudadanía al inicio de su mandato, la nota es roja: en delincuencia un 3,6 y en desempleo un 3,9. En cambio, los consultados creen que su principal preocupación fueron "los jubilados", tema que aparecía en el cuarto lugar para la ciudadanía en 2006.

Su gabinete, en tanto, que partió bajo la promesa de la paridad y los rostros nuevos, perdió en parte ambos atributos y de los siete ministerios que al inicio de su mandato fueron evaluados, sólo uno (Hacienda) hoy conserva al mismo ministro.

Así, si en marzo de 2006 el gabinete obtenía nota 5,1, en septiembre de 2009, sólo llega a 4,8. Y al consultar ¿cómo evalúa usted el proceso de asignación de cargos públicos? la baja es más dramática: de 5,0 a 4,3. De paso, la coalición de Gobierno también experimenta una baja. Obtiene nota 4,5. Descenso que la Alianza no logra capitalizar, subiendo sólo una décima en su calificación (3,8). Ello, pese a que Sebastián Piñera llega a 63,8% como "la principal figura de la oposición".

A días de iniciada oficialmente una nueva campaña presidencial, otro factor amenaza al gobierno: 4 de cada 10 encuestados (41%) cree que ha realizado "intervención electoral" para favorecer al candidato concertacionista.

41% cree que el Gobierno sí ha hecho intervención electoral

El 41,6% de los encuestados estima que el Gobierno ha realizado intervención electoral para favorecer al candidato de la Concertación. De ellos, 56,9% cree que es un hecho "grave".

La injerencia del Ejecutivo en la campaña ha sido denunciada recurrentemente por la Alianza este año de elecciones. En marzo, la oposición acusó a La Moneda de padecer el "síndrome Farkas" por festejar su tercer aniversario con 15 mil notebooks entregados a niños por la Presidenta y ministros en actos simultáneos en el país.

A fines de ese mes se supo que la asesora de Hacienda Ximena Aldana envió mails llamando a funcionarios públicos del PPD a movilizarse por Frei. Las declaraciones de la Presidenta -de que nadie puede pedirle ser neutral- también enojaron a la oposición. Lo mismo, sus giras a regiones y de sus ministros en compañía del presidenciable oficialista. El hecho más grave se conoció en julio en la VI Región: un mail salido desde la Intendencia llamaba a altos funcionarios públicos de la DC a entregar bases de datos confidenciales a candidatos a diputados. Cayó el intendente y se abrió una investigación en la Contraloría.

La cadena nacional de la Presidenta, justo cuando Sebastián Piñera realizaba su acto de proclamación en el Arena Santiago, también fue polémica.

Disminuye a 4,8 la calificación para el gabinete

De 5,1 en marzo de 2006, pasó a obtener 4,8, en septiembre de 2009.

Antes de llegar a La Moneda, Bachelet prometió paridad de género y rostros nuevos en el gabinete, iniciativa que se cumplió al inicio. Así, al principio, la ciudadanía calificaba con nota 5,0 la asignación de cargos públicos. Hoy obtieneun 4,3.

El criterio de la paridad, en los cuatro años de Gobierno, fue perdiéndose. La Presidenta partió con 10 ministros y 10 ministras. Hoy, hay 12 hombres y 10 mujeres (hay dos nuevos ministerios, Medio Ambiente y Energía). Empezó con 15 mujeres en 31 subsecretarías; ahora hay sólo ocho. Lo mismo en las intendencias, donde hay cinco en un total de 15 cargos. A pesar de esto, 90,1% piensa que el Gobierno funcionó igual o mejor gracias a las mujeres.

Las caras nuevas se ven cada vez menos. Actualmente varios rostros se "repiten el plato" como ministros: Francisco Vidal, Edmundo Pérez Yoma, Sergio Bitar, René Cortázar, Álvaro Erazo (fue subsecretario de Lagos).

De los ministros de las 7 carteras evaluadas en 2006 -Hacienda, Salud, Interior, Educación, Relaciones Exteriores, Presidencia y Gobierno- sólo se mantiene en su cargo Andrés Velasco (bajó su nota; de 5,4 a 5,0). Es que |a lo largo de su período, Bachelet hizo ocho cambios de gabinete, cifra inédita en los gobiernos de la Concertación.

Gobierno: rojo en delincuencia y desempleo

Reprobado en delincuencia y desempleo. Así queda el Gobierno al fin de la era bacheletista.

Respecto del primer tema, la Mandataria en su última cuenta pública habló escasamente. En el segundo, las cifras de desempleo se mantuvieron en dos dígitos.

Cuando se les pregunta a los ciudadanos por seguridad ciudadana, 77,8% cree que el Gobierno lo ha hecho regular o mal, y 75,4% estima lo mismo respecto del empleo.

En ambos temas, las notas son 3,6 y 3,9, respectivamente, representando una gran caída respecto de 2006.

Y sólo la labor que se ha hecho con los jubilados -reforma previsional mediante, uno de los ejes de la red de protección social de La Moneda- es mejor evaluada: 48% de los encuestados estima que el Gobierno lo ha hecho bien y le pone 4,6 de nota, la mejor de los cinco temas consultados.

La Concertación baja a nota 4,5

A seis meses de que la Presidenta deje el gobierno, la coalición oficialista obtiene una nota 4,5, bajando la calificación de inicios de su período (4,9). Todo, tras una de las etapas más duras para el conglomerado. Si al comienzo Bachelet contaba con una mayoría absoluta en ambas Cámaras, perdió la ventaja en el Parlamento por los llamados "descolgados" de la Concertación. En 2007, el senador Fernando Flores y el diputado Esteban Valenzuela renunciaron al PPD y crearon ChilePrimero, tras la expulsión de Jorge Schaulsohn de ese partido. Luego vino la expulsión de la DC del senador Adolfo Zaldívar -al negarse a aprobar nuevos recursos al Transantiago-, que fue seguida de la renuncia de cinco diputados DC. La nueva correlación de fuerzas parlamentarias impidió el intento de salvataje a la entonces ministra de Educación, Yasna Provoste, quien fue destituida.

Pero las definiciones presidenciales y parlamentarias agudizaron los quiebres. Los senadores Alejandro Navarro (ex PS), Carlos Ominami (ex PS) y Roberto Muñoz Barra (ex PPD), más el diputado Marco Enríquez-Ominami (ex PS), dejaron sus partidos, acusando el desgaste de las cúpulas. En total, la Mandataria perdió 25% de sus senadores (quedó con 15 de los 20 originales) y 12% de sus diputados (ocho menos de los 65 iniciales). Y hoy, tres de los presidenciables (Enríquez-Ominami, Navarro y Arrate) son ex PS.

Respecto de la evaluación de los partidos, oficialistas y de oposición, también hay una baja generalizada. La más aguda es precisamente la del PS, que cae de 4,2 a 3,4. Pese a la caída de la Concertación, la Alianza sólo sube una décima respecto de 2006, aunque sigue sacando rojo: de 3,8 pasa a 3,9. Pero Sebastián Piñera se consolida con un 63,8% como la principal figura de la oposición (tenía 39,9%).

Altas expectativas económicas, pese a la crisis

Expectación económica al alza había en marzo de 2006. Sólo uno de cada 10 encuestados creía que su situación personal sería peor un año después, mientras que 8 de cada 10 (83,9%) pensaban que sería igual o mejor. En tanto, 83,8% de los consultados estimaba que la situación del país sería, en 2007, igual o mejor que en 2006.

Pero se desató la crisis económica. Y el Gobierno impulsó planes de empleo, subsidios y bonos para paliarla. De todos modos, el decrecimiento económico y el desempleo golpearon al país, y las esperanzas se pusieron en 2010: 76,1% piensa que su situación personal será igual o mejor el próximo año y 75,4% cree lo mismo sobre el país.
.
Por PAMELA ARAVENA BOLÍVAR - Blogs Emol
.

No hay comentarios: