BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

martes, 17 de febrero de 2009

VENEZUELA: Y ahora, los retos de Chávez hasta 2012.

Hugo Chávez quizás logró el domingo lo más fácil: ganar el referendum constitucional apoyado en su carisma y en el aparato del Estadoque lo que le permite optar a la reelección en 2012. Ahora empieza la tarea más ingrata: afrontar los problemas económicos, políticos y sociales que aquejan a Venezuela. Si Chávez no los resuelve, será muy difícil conseguir la reelección.

Hugo Chávez afronta 10 retos y varias tareas urgentes que le van a obligar a tomar un conjunto de decisiones claramente impopulares que pueden acabar por minar su popularidad.

1- La lucha contra la inflación: Venezuela tiene la inflación más alta del continente que supera el 30%, por tercer año consecutivo la más alta de la región. En enero pasado se ubicó en 2,3%. La inflación golpea el poder adquisitivo de los sectores más humildes, su granero electoral.

2- La caída, al menos coyuntural, de los precios del petróleo: el ministro de Planificación y Desarrollo, Haiman el Troudi, impulsa un plan de inversión pública para 2009-2013 de 225.000 millones de dólares para luchar contra la crisis económica. Este plan parte del supuesto de que el precio del barril será de 50 dólares pero actualmente apenas supera los 36 dólares.

3- La necesidad de un ajuste económico: Inflación y menores ingresos van a obligar a Chávez a tomar medidas económicas impopulares. Todo apunta a una inminente devaluación del bolívar. La economía venezolana registró en 2008 un crecimiento de 4,8%, lo que representó una desaceleración respecto al 2007 cuando el país creció al 8,4%.

4- La ineficiencia del Estado chavista: las famosas misiones que han llevado a los lugares más humildes educación y servicios sociales han empezado a mostrar claras señales de agotamiento debido a la falta de fondos. Mientras, la nueva clase alta vinculada al chavismo (la "boliburguería") exhibe sin racato su altísimo tren de vida

5- La corrupción del régimen: Chávez llegó al poder en 1999 enarbolando la bandera de la lucha contra la corrupción pero a lo largo de su régimen los casos de corrupción y malas prácticas se han generalizado.

6- El nacimiento de una nueva oposición encarnada por los estudiantes universitarios supone un gran reto para el chavismo que no está logrando enraizar con la parte más vital y preparada del país. Las nuevas generaciones dan la espalda al régimen y entre los sectores populares crece el malestar por la creciente ola de inseguridad ciudadana que ha convertido a Carcas en una de las ciudades más peligrosas de la región.

7- La polarización política: Más del 45% de la población es radicalmente antichavista, un dato que debe tener muy en cuenta el gobierno de Chávez a la hora de impulsar su gestión de gobierno. No se puede gobernar contra la mitad de un país.

8- Las divisiones en el chavismo y la falta de un partido sólido: El chavismo sigue siendo diez años después un movimiento heterogéneo unido sólo por la dirección de su líder. Bajo el paraguas de Chávez conviven desde personajes calificados como de derecha como Diosdado Cabello, ideólogos de la "revolución bolivariana" como Haiman El Troudi o líderes de bandas paramilitares como las comandadas por Lina Ron, que se declaran chavistas, que Chávez rechaza y que terminan siendo más chavistas que el propio comandante.

9- La mala imagen internacional, que se ha deteriorado con casos como el de la expulsión del diputado Luis Herrero, o el "por qué no te callas" y sus cuestionables alianzas internacionales conducen a Venezuela a ser considerado por los principales actores internacionales como un apestado de la política internacional, un país poco confiable, en suma.

Además, con menos fondos y recursos, tendrá menos posibilidades de impulsar su política de subvención a sus aliados ideológicos en la región: Evo Morales, Daniel Ortega y Rafael Correa.

10- La desaparición del enemigo necesario (Bush) dificultará, pero no evitará, mantener el discurso antiimperialista, esta vez dirigido contra Barack Obama. El discurso anti-EEUU ha sido uno de los pilares fundamentales de la actuación internacional de Chávez que además le ha reportado dividendos electorales internos.

Especial para Infolatam, Por Rogelio Núñez.
.