BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

miércoles, 13 de agosto de 2008

HOY LANZAMIENTO LIBRO LECCIONES DEL TIEMPO VIVIDO‏.

.
LECCIONES DEL TIEMPO VIVIDO

-Al cumplir noventa años el arquitecto Fernando Castillo Velasco presenta su libro testimonial donde hace un balance de su vida y da cuenta de las más diversas experiencias en ámbitos claves de la historia de Chile.

-La periodista Raquel Correa, el filósofo Humberto Giannini, el diplomático Juan Gabriel Valdés y el arquitecto Miguel Lawner serán los encargados de presentar esta valiosa obra.

El miércoles 13 de agosto, dos días antes de cumplir noventa años de edad, el arquitecto, profesor y político Fernando Castillo Velasco presentará su libro Lecciones del tiempo vivido (Editorial Catalonia). El acto se realizará a las 19:30 horas, en el Aula Magna del Centro de Extensión de la Universidad Católica de Chile (Alameda 390, segundo piso) y contará con la participación de la periodista Raquel Correa, el filósofo Humberto Giannini, el diplomático Juan Gabriel Valdés y el arquitecto Miguel Lawner.

Lecciones del tiempo vivido fue realizado en estrecha colaboración con el escritor Herman Schwember, fallecido recientemente. Es la historia humana, profesional y política de un maestro. El testimonio de vida de una de las personalidades chilenas más importantes del siglo veinte. Al cumplir los noventa años, Fernando Castillo Velasco decide organizar sus recuerdos en forma de balance de vida, dando un original estilo al relato que se organiza en nueve lecciones. Lecciones que tienen que ver con su vida y sus distintas experiencias en ámbitos claves de la historia de Chile. Así, va pasando por diversas etapas: desde su exilio en 1974, hasta el cáncer terminal que le fue diagnosticado hace cuatro décadas.

En sus lecciones, Castillo Velasco relata las experiencias y conclusiones de su liderazgo en el programa pionero de autoconstrucción realizado en Chile cuando fue el primer alcalde de La Reina. Transformó la comuna, construyendo más de dos mil casas sólidas levantadas por sus propios pobladores, las cuales sustituyeron a las callampas que habitaban. Fue una iniciativa inédita que marcó rumbo en los futuros planes habitacionales de los años 60. Otras lecciones están sacadas de los episodios de la Reforma Universitaria, cuando le correspondió ser el primer rector laico de la Universidad Católica, y convivir con el movimiento estudiantil que inició la Reforma en Chile.

Este libro trata de la enseñanza y testimonio de un hombre íntegro en su compromiso con la comunidad, un arquitecto de gran talento creativo que ha dejado dentro de su legado una importante valoración y respeto por la arquitectura en Chile. Las famosas comunidades Castillo Velasco han marcado un estilo de vida ciudadana. Su concepción de la urbe y los ciudadanos, enmarcado en un humanismo filosófico, han catalogado a esta gran figura nacional como un modelo de inspiración, un ejemplo de amor y pasión por la obra compartida. Todo este gran legado se encuentra aquí reunido en forma de “lecciones”, enseñanzas que sin duda significan una enorme utilidad para la sociedad en su conjunto y especialmente para la clase política responsable de las nuevas generaciones de chilenos.

Humberto Giannini, filósofo, Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales 1999, dijo sobre este libro:

‘El mundo llega donde llega mi prójimo’. Siete palabras que compendian el principio ético de todo humanismo. Es en virtud de esta dirección hacia el prójimo que el pensamiento de Fernando Castillo Velasco no puede ser sino convivial, como él lo llama; amor, pasión por la obra compartida. La filosofía, la política tienen mucho que aprender de estas ‘Lecciones’. Chile tiene mucho que aprender de ellas si aspira a recuperar la convivialidad, sin la cual una comunidad histórica corre el peligro de convertirse en una pobre sociedad anónima de consumidores.

Raquel Correa, periodista, Premio Nacional de Periodismo 1991, dijo sobre el libro:

He aquí la impresionante historia humana, profesional y política de un hombre que –con ladrillos, árboles, quimeras y discípulos– logró realizar el sueño que pocos alcanzan: dejar el mundo distinto a como lo encontró.

INVITACIÓN ABIERTA A LOS MEDIOS DE PRENSA Y PÚBLICO EN GENERAL.

Fernando Castillo Velasco (1918). Nació en 1918. Realizó sus primeros estudios en el Liceo Alemán de Santiago para posteriormente ingresar a la Pontificia Universidad Católica de Chile, donde se tituló como arquitecto en 1947. Tras su egreso se asoció con Héctor Valdés y Carlos Huidobro en un estudio de arquitectos que se destacó por consolidar una tendencia moderna, radical y desafiante. Posteriormente se sumó Carlos Bresciani. Las Torres de Tajamar, la Unidad Vecinal Portales y la Universidad Técnica del Estado han sido algunas de sus más connotadas obras. En 1958 inició su carrera académica como profesor de la Facultad de arquitectura de la UC. Sin embargo su vida ha estado marcada también por una larga trayectoria de servicio público que se inició en 1964, cuando el presidente Eduardo Frei Montalva lo designó alcalde de la recién creada comuna de La Reina. En 1967 fue elegido rector de la Universidad Católica, cargo con el cual encabezó el proceso de reforma hasta septiembre de 1973.

En 1974 decidió autoexiliarse junto a su familia en Inglaterra. De regreso en Chile en 1978 formó parte de la oposición a la dictadura de Augusto Pinochet. Así participa activamente en la revista Análisis. Continúa también su labor académica en la Academia de Humanismo Cristiano. Durante la década de los ochenta se dedicó a la realización de sus más sentidas obras arquitectónicas: las Comunidades Castillo Velasco. En 1983 será galardonado con el Premio Nacional de Arquitectura; en 1989 le fue otorgado el Premio América por los Seminarios de Arquitectura Latinoamericana y; en 1994 como Mejor Arquitecto Alcalde de América por la Federación Panamericana de Asociaciones de Arquitectos. En la actualidad, Fernando Castillo continúa su labor como arquitecto y docente.
.
Gentileza: Martita Canto Castro.
.