BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

jueves, 21 de agosto de 2008

URUGUAY: JUSTICIA INVESTIGA CRÍMENES DE ESCUADRÓN DE LA MUERTE.


La justicia uruguaya interrogará a partir de hoy a varios testigos para sustanciar la causa contra el ex miembro del Escuadrón de la Muerte Nelson Bardesio, arrestado el 24 de julio en Argentina.

Los convocados declararán en relación con el secuestro y desaparición en 1971 del estudiante de Agronomía Héctor Castagnetto, de cuya muerte sería corresponsable Bardesio.

Entre los citados figuran la hermana del joven, Ana Castagnetto, y la historiadora Clara Aldrighi, autora de diversas investigaciones sobre el funcionamiento del Escuadrón de la Muerte en Uruguay.

La jueza penal Graciela Eustacchio y el fiscal Ricardo Perciballe también interrogarán a los ex senadores nacionalistas Carlos Julio Pereyra y Juan Raúl Ferreira, y al ex jefe de Inteligencia Policial Alejandro Otero.

Pereyra y Ferreira se reunieron con Bardesio luego que éste fuera liberado por los Tupamaros en 1972. Otero, por su parte, trabajó varios meses con el también ex agente de la CIA antes de ser destituido por rehusarse a la aplicación de torturas.

Hace unos días Uruguay pidió a Argentina la extradición de Bardesio bajo los cargos de "desaparición forzada" y "homicidio muy especialmente agravado". El ex represor estaría vinculado a la muerte de otras tres personas entre 1971 y 1972.

Cuando fue secuestrado por los Tupamaros, Bardesio, un ex fotógrafo policial, reveló la identidad de miembros del Escuadrón de la Muerte y cómo operaba en atentados, torturas, desapariciones y asesinatos, así como sus vínculos con los ministerios del Interior y de Defensa.

Sus confesiones fueron leídas en una tumultuosa sesión del Senado poco antes del golpe de Estado de junio de 1973. Una de las más detalladas aludía al secuestro de Castagnetto, de 19 años.

Liberado por la guerrilla urbana, abjuró de sus dichos y abandonó Uruguay, presuntamente en noviembre de 1972 y protegido por los agentes de la CIA estacionados en Montevideo.

Prensa Latina – Gentileza: Crónica Digital.
.