BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

miércoles, 6 de agosto de 2008

Mente sana en trabajo sano.


¿Cuándo una situación, en el lugar de trabajo, se convierte en un riesgo sicosocial para la persona? ¿Cómo medir ese riesgo? ¿Cuál es la realidad en Chile?

Hasta ahora en Chile no existe un instrumento de uso común para los distintos organismos responsables de la salud laboral, que permita identificar, evaluar y diagnosticar aquellos "ambientes laborales que generan tensión síquica". En otras palabras, en la actualidad no es posible saber con certeza si una persona se encuentra en riesgo de sufrir una enfermedad siquiátrica debido a las condiciones en las que trabaja. En otros ámbitos, en cambio, los sistemas de medición están claros. Existen pautas que fijan los límites que deben cuidar las organizaciones, por ejemplo para no tener ambientes con ruidos excesivos que causen enfermedades al oído o emanaciones de cualquier tipo que deriven en enfermedades respiratorias. Estas pautas son importantes porque al ser incorporadas en las normas, reglamentos y protocolos permiten establecer acciones de prevención de riesgo, de vigilancia de la enfermedad y de tratamiento, si corresponde.

En Chile, al igual que en los países desarrollados de Europa, América del Norte y Asia, han disminuido los accidentes laborales pero han aumentado las enfermedades, las profesionales y las de origen común, como el estrés, los problemas músculo-esqueléticos y el cáncer. La Ley 16.744 que establece el Seguro Social contra Riesgos de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales define como enfermedad siquiátrica de origen laboral a todo cuadro siquiátrico originado en el ejercicio del trabajo y como agente causal individualiza a todos aquellos trabajos que generan tensión síquica.

De esta manera, la normativa reconoce el rol que cumplen las condiciones del trabajo en la génesis de una enfermedad siquiátrica pero deja al mismo tiempo amplio margen de interpretación al momento de determinar cuáles son aquellas condiciones laborales, que deben ser consideradas como factores de riesgo para la salud mental. Medir los riesgos sicosociales a que se exponen las y los trabajadores en su desempeño constituye un espacio relevante para el cuidado de la salud laboral.

¿Cuándo una situación, en el lugar de trabajo, se convierte en un riesgo sicosocial para la persona? ¿Cómo medir ese riesgo? ¿Cuál es la realidad en Chile? Para responder a estas preguntas esta Superintendencia, junto con la Dirección del Trabajo, el Instituto de Salud Pública (ISP) y la Universidad de Chile, se encuentran desarrollando un proyecto que busca obtener una Escala de Medición de los Riesgos Sicosociales en el trabajo, adaptada a la población chilena y aplicable a las distintas actividades económicas y productivas.

El método que se pretende validar y estandarizar en Chile es el ISTAS 21. Un instrumento con amplio respaldo científico, utilizado en España, Bélgica, Reino Unido, Alemania, Brasil, Países Bajos y Suecia y recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Con la entrada en vigencia de este instrumento, podremos establecer si las enfermedades mentales son profesionales o de origen común. Asimismo, el sistema de mutualidades podrá generar acciones de prevención en esta área, lo que esperamos que, en el mediano plazo, permita una tendencia a la baja en la ocurrencia de este tipo de enfermedades.

Sin duda, la pronta vigencia de este nuevo instrumento permitirá a los trabajadores de nuestro país una protección integral de su salud mediante la Ley de Accidentes Laborales y Enfermedades Profesionales.

* Superintendente de Seguridad Social

Por Javier Fuenzalida Santander
.