BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

miércoles, 8 de julio de 2009

JORDANIA: Jordania, la eterna.

En la tierra de las leyendas, hay experiencias bien reales que vivir: viajes con beduinos, paseos en camello, playas que compiten con las del Caribe y paisajes literalmente bíblicos. Lo que sigue es una selección de lo más inolvidable de Jordania.

Wadi Rum
Hogar de los beduinos

En el desierto de Wadi Rum es posible vivir las siguientes experiencias (por separado o todas juntas) sólo en un día y una noche: atardecer en el desierto sobre un dromedario ?con una sola joroba?, oír historias de Lawrence de Arabia y su cinematográfica cruzada por Wadi Rum para combatir al Ejército turco, dormir en una carpa beduina en el desierto, disfrutar de una fogata bajo la luna y comer cordero recién cocinado bajo tierra, al modo del curanto chilote.
Así es Wadi Rum, un área protegida de 720 kilómetros cuadrados, a sólo 80 minutos de Petra. Los locales son beduinos de la tribu de Zalabia (hay siete tribus beduinas), que han transformado a la zona en un destino turístico.
La Wadi Rum se puede conocer en jeep o camellos, aunque el calor (que en verano supera los 40 grados) puede ser sofocante. La opción más aventurera es alojar en carpa (es cómodo y seguro) en el desierto. Todas las actividades pueden ser coordinadas en el Centro de Visitas ubicado a la entrada del área protegida.
Millones de turistas llegan a Jordania para visitar la "Ciudad Perdida".

PETRA

Desde Moisés a Indiana Jones

Una cosa es haberla visto mil veces en revistas, diarios y películas como Indiana Jones y la Última Cruzada. Pero otra, muy distinta, es dimensionar su majestuosidad en persona. Millones de turistas de todo el mundo vienen Jordania a visitar la "Ciudad Perdida", una de las siete maravillas del mundo. La atracción es histórica. Moisés (1270 a.C.) hizo brotar agua de sus rocas para dar de beber a los israelitas; generales de Alejandro Magno trataron infructuosamente de conquistarla; Cleopatra la quiso para sí, pero fue lo único que Marco Antonio le negó (32 a.C.); y los cruzados (1189), construyeron castillos en este valle.

Así de atrayente es este sitio forjado por los Nabateos, pueblo comerciante que reinó la zona por aproximadamente 500 años. Hoy el comercio es turístico y son los exploradores outdoor quienes, con sus indumentarias de trekking, se encandilan al salir del Siq (el pasaje) y se enfrentan a la majestuosa construcción tallada en piedra arenisca llamada Al Khazneh o "El Tesoro", en árabe. Olvidado por siglos y recién descubierto por el explorador suizo Johan Ludwig Burckhardt en 1812, "El Tesoro" es sólo el inicio de una de las laberínticas caminatas por un sinuoso valle rodeado de construcciones talladas en piedra que, en su mayoría, fueron tumbas reales. Los actuales moradores de la "Ciudad Perdida" son los beduinos.

Entre los imperdibles de Petra, aparte de "El Tesoro", está subir al Ad-Deir (monasterio) y comer en Petra Kitchen, donde se cocina acompañado de un chef. Para los más entusiastas, el 26 de septiembre de este año se corre la primera maratón de Petra (www.petra-marathon.com): 22,3 kilómetros por la "Ciudad Perdida".

MAR MUERTO

EL SPA DE CLEOPATRA

Hay varios fenómenos que hacen del Mar Muerto un destino interesante para los turistas. El más conocido es que sus aguas son casi diez veces más saladas que las de cualquier otro mar del mundo y que, a raíz de esta propiedad, se puede flotar en ellas sin siquiera mover un brazo. Lo segundo es que hoy el Mar Muerto es un destino preferido del llamado "turismo de bienestar". Esto porque las propiedades minerales de sus aguas conllevan una serie de beneficios curativos que han sido traspasados desde el rey Herodes y la reina Cleopatra hasta los turistas de hoy.

Tierra de pueblos bíblicos como Sodoma y Gomorra ?de hecho, uno de los mitos locales es que el castigo de Dios sobre estos poblados fue una lluvia de azufre que los destruyó, pero que se deslizó a las aguas cercanas para beneficiarlas?, hoy el Mar Muerto aloja numerosos hoteles de cinco estrellas y spas.

Desde el Mar Muerto es posible realizar visitas religiosas y arqueológicas a numerosos lugares sagrados del cristianismo. No hay que olvidar que aquí ?en las cercanas aguas del río Jordán? Jesús fue bautizado por Juan el Bautista, Dios le mostró a Moisés la Tierra Prometida, y ?según el Génesis? estuvo el jardín de Edén.

Bienestar y pasado bíblico en el Mar Muerto.

JERASH

LA ROMA DE MEDIO ORIENTE

Los brochure turísticos de Jerash la designan como "la Roma fuera de Roma" y los anuncios oficiales del gobierno la colocan en segundo lugar detrás de Petra como destino turístico del país. Situada en un valle rodeado de pequeñas colinas a sólo 48 kilómetros de la capital Amman, Jerash es una de las ciudades provinciales romanas mejor preservadas en el mundo. La caminata, bien equipado de agua, es todo lo que se necesita para abordar las ruinas de la antigua ciudad de Gerasa, como era conocida hasta el siglo 6. Hay un gran número de monumentos que llaman la atención: columnas corintias, un arco de Adriano, un hipódromo romano, enormes templos como el de Zeus, un gran teatro, baños, pequeños templos y una gran muralla que divide la ciudad entre este ?la zona más moderna? y oeste, donde están ubicadas las ruinas. Lo más conveniente es tomar un guía local para informarse en profundidad de la historia del lugar.

Jerash es un gran ejemplo del poderío que alcanzó el imperio romano.

AQABA

EL CARIBE DE JORDANIA

El Mar Rojo, lugar de veraneo de los jordanos, tiene poco que envidiar al Caribe: las mismas aguas tibias, hoteles cinco estrellas, centros de spa, shopping libre de impuestos y entretención 24 por 7. Y, además, es una excelente base para poder recorrer otras alternativas de turismo al sur de Jordania: Petra y el desierto de Wadi Rum.

Jordania tiene sólo 26 kilómetros de costa, pero han sabido aprovecharlos muy bien. El buceo en el Mar Rojo es la máxima atracción y es reconocida mundialmente. Los que no quieren mojarse, pueden conocer el fondo marino en embarcaciones con fondo de vidrio, o probar las propiedades curativas de un spa con minerales del vecino Mar Muerto.

No olvide

? Siempre andar con botellas de agua. Se venden en todos lados.
? Pedir permiso a las personas para fotografiarlas.
? Andar siempre con sencillo. La moneda local es el dinar y equivale a 1,4 dólares
? Las ciudades de Jordania son seguras y la gente es muy amable.
? Respetar las costumbres locales.
? Para una mayor profundización y conocimientos de los lugares santos que visitará es bueno leer la Biblia.

Texto y fotos, Luis Goycoolea U., desde Jordania.

Más información: Fuente: www.visitjordan.com – Revista El Domingo - Mercurio de Santiago
.