BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

viernes, 31 de julio de 2009

CHILE: Exclusivo: Mónica Madariaga desempolva más secretos de su paso como Ministra

“Los indultos pueden ser otorgados por los ministros de Justicia sin consultar al Presidente. Yo dí muchos indultos”. No quiere que le den este beneficio al ex jefe de la policía secreta y a los que cometieron crímenes de lesa humanidad. Conozca como Pinochet llegó a ser "Jefe Supremo de la Nación"

Por estos días, la por seis años Ministra de Justicia, Mónica Madariaga del gabinete de Pinochet detonó "una bomba" para confesar que intercedió ante un juez para que el presidenciable Sebastián Piñera saliera en libertad, luego de que fuera acusado de fraude bancario. El juez Luis Correa Bulo ratificó esos dichos de la ex ministra y la "bomba" dejó varias esquirlas y heridos en la arena política durante toda la semana que recién termina.

La denuncia la dio a conocer Cambio21 el jueves pasado antes que otros medios.

Pero otra confesión también promete causar impacto noticioso a propósito del indulto presidencial propuesto por la Iglesia Católica y ampliamente debatido por todos los sectores políticos donde incluso la Presidenta Bachelet se ha mostrado duspuesta a debatir sobre este espinudo tema.

La ex secretaria de Estado aseguró a Cambio21 que ella participó en la redacción de la Constitución del 80 y que entre otras cosas se reemplazó el reglamento de indulto por una ley de especial que permite otorgar el beneficio carcelario sin informar al Presidente de la República.

“Yo firmaba por Pinochet en virtud de una delegación de atribuciones que yo misma había redactado y me había concedido como ministra de Justicia”.

Sin embargo, asegura Madariaga, que ella le pidió a Pinochet que le avisara cuando la removiera del cargo para borrar y derogar esa facultad ministerial.

“Le advertí al Presidente que el día que me fuera a sacar del ministerio, me avisara por lo menos con dos o tres días de anticipación, para sacar este decreto. Él me convirtió en ministra de Educación sin avisarme y yo no alcancé a sacarlo y quedó hasta el día de hoy”, dice a casi 30 años de la redacción de la Constitución del 80 que fue avalada por un plebiscito que lo ganó la dictadura sin registros electorales, sin libertad de expresión y sin un amplio debate.

De esta manera advierte “el ministro de Justicia puede indultar a cualquiera sin que el Presidente o la Presidenta en este caso, esté informado”.

De acuerdo a la facultad que se auto impuso, Madariaga indultó en fechas como Navidad y Año Nuevo, a pedido de la Iglesia Católica a mucha gente por delitos menores, como manejo de en estado de ebriedad o giro doloso de cheques.

“Yo indulté a mucha gente sin que supiera el Presidente (Pinochet). Salió gente que a mí no me gustaba que saliera, como los que conducían en estado de ebriedad. Para mí los borrachos al volante es lo peor que puede existir. Los saqué hasta de la amnistía”, agrega.

“Mi tesis, para yo indultar a esta gente era que mis problemas de justicia no tenían por qué estar en la mesa presidencial, porqué si estuviesen, era signo inequívoco y tenían que cambiarme a mí, porque yo era inútil”.

Por ello asegura, no entender las críticas recibidas en contra de la Presidenta Bachelet y el ex Presidente Frei sobre este tema de los indultos. “Ese decreto lo aprovechan todos los ministros de Justicia, y por lo tanto, el Presidente de la República no se entera. Así que quienes han levantado la voz en contra de Bachelet u otro presidente para sostener como ella no conoce los indultos, no tienen porqué saber”.

Indulto para el Bicentenario

Consultada por el indulto presidencial propuesto por la Iglesia Católica por el Bicentenario y donde se ha planteado otorgar el beneficio a militares, Mónica Madariaga asegura que “no es llegar y dar una opinión. Uno tiene que pensar que la discriminación nunca es buena. No hay detenidos en el caso del senador Jaime Guzmán y nadie rezonga por eso. ¡Yo lo estoy haciendo ahora!”

No obstante, reconoce que es importante conciliar ambas partes. Pero que no se puede pasar por alto los crímenes de lesa humanidad cuyos personeros del regimen militar están detenidos.

A su juicio, ese tipo de delitos “no tuvieron justificación y las razones que a mí me llevaron a irme del gobierno militar fue saberlos, con posterioridad, con tanta posterioridad a mí desempeño ministerial. Lo vine a saber como embajadora en la OEA, por eso me destituyó Pinochet. Los crímenes de lesa humanidad no aceptan ni amnistía, ni indulto presidencial”, dice con dureza.

En este caso, para Madariaga caen los que cometieron y ordenaron los crímenes de los detenidos desaparecidos, los asesinatos de Letelier, el general Prats y su esposa, el atentado a Bernardo Leighton y otros de gran connotación pública.

“Jefe Supremo de la Nación”

Otro capítulo sabroso que desempolvó Mónica Madariaga en conversación con Cambio21 fue la discusión que sostuvo con Pinochet por el nombre que debía recibir en calidad de Presidente de la República.

“Ocurre que este señor alteró las reglas del poder judicial y yo las respeté. Pero no le permití a Pinochet, siendo su asesora jurídica o ministra de Justicia que se pusiera bajo su firma Jefe de Estado porque yo le dije tú no eres jefe de Estado, porque el Estado tiene tres poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial y tú no eres jefe del (poder) judicial”.

“Tú podrás ser el Presidente de la Junta de Gobierno, tú podrás ser el jefe del legislativo y ejecutivo pero no eres jefe del judicial”. Hay que recordar que Mónica Madariaga era prima de Augusto Pinochet por el lado de su madre.

Acto seguido, Madariaga le aseguró a Pinochet que le colocaría Jefe Supremo de la Nación, basándose en la Constitución del 25, en que aseguraba que el Presidente de la República, recibía ese apelativo.

Según Madariaga “mucha gente decía que nombre tan ridículo se pone... tan bananero, pero era una señal de respeto mía al poder judicial que la di incluso antes de ser Ministra de Justicia que el Presidente de facto del gobierno militar no se atribuyera la calidad de Jefe de Estado porque el Estado tenía este poder y el no era jefe del (poder) judicial".

Por Alfredo Peña R. - Cambio21.
.