BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

sábado, 6 de septiembre de 2008

BOLIVIA: Presidente Evo Morales denunció que en Bolivia está en curso “un golpe de Estado civil”.


El Mandatario advirtió que “hará respetar las instituciones y la seguridad del Estado” y llamó al pueblo a “defender el proceso de cambio”.

El Presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó ayer que está en curso "un golpe de Estado civil" en su país, y acusó de la conspiración a los prefectos y dirigentes opositores de cinco departamentos, al tiempo que desafió a que el rechazo a su proyecto de nueva Constitución se exprese en las urnas.

Morales advirtió que "hará respetar las instituciones y la seguridad del Estado" y llamó al pueblo a "defender el proceso de cambio" frente a la conspiración de "grupos de extrema derecha", minoritarios pero "cada vez más violentos".

La denuncia del Jefe de Estado se basa en las múltiples protestas realizadas en la llamada media luna -algunas de ellas violentas- y en ataques como el que el Ejército dijo haber sufrido en Beni, uno de los departamentos en manos de la oposición.

"Si dicen que no van a respetar el referendo sobre la nueva Constitución", sea convocado por decreto o por ley, "eso es abierta conspiración. El pueblo juzgará", afirmó Morales.

Respecto a la posibilidad de entablar un diálogo conciliador con las autoridades regionales el Presidente comentó los intentos realizados por cinco ministros para contactar con esos prefectos, una iniciativa que hasta el momento no rindió ningún dividendo.

En tanto, las protestas de los departamentos rebeldes, donde se concentran las principales riquezas gasíferas, tienen al país al borde de una crisis energética y alimentaria.

La escasez de gas licuado de petróleo y diésel comenzó a hacerse evidente en Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija -vecinas de Paraguay y Argentina- donde las rutas están cortadas desde el lunes de la semana pasada en protesta contra el Gobierno de La Paz.

El bloqueo ha provocado que se suspenda toda importación de gasóleo en carros cisternas precedente de Argentina y que sirve para mover la maquinaria agroindustrial santacruceña, motor de la economía boliviana.

Otros poblados, del sudeste de Bolivia, hasta ayer sufrían la escasez de alimentos y un inusitado aumento de precios en productos básicos de la canasta familiar.

Las protestas de la oposición, sobre todo los cortes de rutas, son seguidas con gran atención en Brasil y Argentina, por el temor a que haya cortes parciales o totales a la provisión de gas comprometida en acuerdos intergubernamentales.

Fuente La Nacion.
.