BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

sábado, 27 de septiembre de 2008

CHILE: Alertan sobre bajo consumo de agua de los chilenos.


El agua es esencial para el cuerpo humano y uno de los nutrientes fundamentales de la dieta. "Así como una persona tiene que ingerir nutrientes, energía, proteínas, etc., también es importante el consumo de agua. El cuerpo humano está formado en mayor cantidad por agua, corresponde alrededor del 60 a 70% del peso corporal total, por lo que la privación completa de agua puede llevar a la muerte en algunos días. Esto hace que este nutriente sea esencial para la vida y está involucrado en innumerables funciones, tales como: Proporcionar el medio de transporte para los componentes de la sangre; disolver y traspasar los nutrientes desde la sangre a las células; y transferir los productos metabólicos a la sangre para su redistribución o eliminación a través de la orina", explica Marcela Giacometto, docente de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.

"La recomendación actual de las guía alimentarias es de seis a ocho vasos de agua al día. Es necesario crear el hábito de beber agua a intervalos durante el día, para esto debemos realizar el esfuerzo de hacerlo diariamente independientemente de las actividades que estemos desarrollando, ya que lo habitual es que cuando estamos en reposo es cuando más bebemos. Por otra parte, es importante que cuando realicemos actividades que aumentan nuestras perdidas, como el ejercicio, también aumentemos el consumo de agua", agrega.

Diariamente se produce una perdida de agua la que depende del nivel de actividad física y la consiguiente perdida por sudoración. Además el medio ambiente puede influir en esta pérdida mediante el sudor, orina y respiración.

"Lo que uno percibe entre sus pares o en la consulta médica, es que el consumo de agua entre los chilenos es mínimo, sobre todo si se considera que en invierno la gente toma menos agua", subraya la profesional.

"Para cambiar esta costumbre, primero hay que educar, pero hoy criamos a nuestros niños sin enseñarles a tomar agua cuando tienen sed, sino que consumen jugos o bebidas gaseosas, los que si contienen azúcar, entregan un aporte energético que no se requiere", agrega.

Mito: el agua adelgaza

Existen creencias populares entorno a la relación del agua y los kilos. El agua no tiene calorías. No puede engordar ni adelgazar a una persona.

"El agua no te hace bajar de peso, pero sí se puede usar como una herramienta para aumentar el valor de saciedad en la alimentación. Si uno se propone consumir agua veinte minutos antes de las comidas, uno o dos vasos, de seguro la cantidad de alimentos que va a ingerir será menor porque hay un volumen en el estómago que estará ocupado por esta agua", explica la docente.

Respecto al consumo de bebidas Light, la nutricionista es categórica: "No tienen aportes de calorías, pero hay un concepto que va más allá, ya que cuando tengo sed no necesito tomar bebida porque mi cuerpo lo que pide es agua. El error está en que tomemos bebida cuando tenemos sed".

En el deportista

El agua juega un rol fundamental en el deporte, y el mayor peligro fisiológico es la deshidratación. La magnitud de pérdida depende de la intensidad y duración de la actividad física y las condiciones ambientales.

"A los deportistas se les recomienda que se hidraten antes, durante y después de practicar deportes. Las bebidas rehidratantes reponen electrolitos, que se pierden a través de la transpiración, como sodio y potasio. Son recomendados para quienes realizan deportes de alto rendimiento o por largos períodos de tiempo", comenta Marcela Giacometto.

Fuente: La Segunda.
.