BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

martes, 30 de septiembre de 2008

EE.UU.: Presidente Bush lanza mensaje de calma al mundo: "Esto no es el final".


Lo que sería contraproducente, insistió Bush, sería no actuar. "Estamos en un momento crítico. Necesitamos legislación", aseguró y reiteró que la falta de acción derivaría en una crisis "larga y dolorosa", con fuerte impacto en las pensiones y los ahorros de "millones de ciudadanos".

Washington.- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, envió hoy un mensaje de calma a los gobiernos, ciudadanos y sobre todo mercados de todo el mundo al asegurar que Washington terminará aprobando un plan de rescate para la economía.

Desde la Casa Blanca y en un mensaje televisado antes de la apertura de Wall Street, Bush se dirigió específicamente a los "ciudadanos de todo el mundo" afirmando que el fracaso de la propuesta que rechazó el lunes el Capitolio "no es el final".

Numerosos gobiernos del mundo instaron hoy al ejecutivo estadounidense a actuar con celeridad para evitar que los efectos de la crisis sigan extendiéndose a otros países.

El presidente, que reiteró estar "decepcionado" por la derrota del texto consensuado con los líderes demócratas y republicanos por "un estrecho margen" en la Cámara de Representantes, insistió en que la situación es "urgente".

"Las consecuencias serán peores cada día si no actuamos", aseguró.

Bush, que aseguró comprender que es un "voto difícil" para muchos congresistas, comenzó la labor de cambiar el mensaje para convencer a la opinión pública de la idoneidad del plan, que prevé en esencia gastar 700.000 millones de dólares de dinero público para comprar los valores "tóxicos", especialmente inmobiliarios, que están lastrando los mercados.

"Sé que muchos estadounidense están preocupados por la cantidad. Sin duda es una gran cantidad de dinero", reconoció, para advertir de inmediato: "También estamos enfrentándonos a un gran problema".

El presidente incluso explicó que el plan acabará costando a los contribuyentes "mucho menos" que los 700.000 dólares y que el Estado podría recuperar "una gran parte, si no el total" del dinero que invierta ahora.

Lo que sería contraproducente, insistió, sería no actuar. "Estamos en un momento crítico. Necesitamos legislación", aseguró Bush, que reiteró que la falta de acción derivaría en una crisis "larga y dolorosa", con fuerte impacto en las pensiones y los ahorros de "millones de ciudadanos".

Fuentes: DPA – La Segunda.
.