BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

lunes, 29 de septiembre de 2008

México: Mexico crea una ley para móviles para combatir los secuestros.


Para evitar la impunidad tras un teléfono móvil el Senado dio el primer paso para obligar a los operadores a conservar un registro de cada móvil que se pone en funcionamiento así como de las llamadas y mensajes de voz y texto que desde ahí se realizan. La iniciativa de ley pretende frenar la ola de secuestros y extorsiones telefónicas.

Conocida como la 'Ley Malova' (porque fue impulsada por senador del PRI, Mario Lóez Valdez), la iniciativa se aprobó por unanimidad y forma parte de el 'Acuerdo Nacional por la Legalidad y la Seguridad', con la que el Gobierno del presidente Felipe Calderón reaccionó a la gigantesca manifestación del mes de agosto en contra de la violencia y la delincuencia que asola muchas ciudades del país.

En la actualidad, la mayoría de los ochenta millones de teléfonos móviles que funcionan en el país son aparatos que pueden comprarse sin ningún tipo de identificación en cuestión minutos y con más de una hora de 'tiempo aire' para poder hablar. Para recargarlos no hace falta más que encontrar a cualquier vendedor ambulante de los que aparecen en cada esquina o entre los coches de cualquier semáforo.

Un año de registro obligatorio
La ley pretende obligar a los operadores a conservan una copia del registro de llamadas, mensajes de texto y de voz, durante un año. Los padres de la idea señalan que en el país hay alrededor de 700 bandas criminales, muchas de ellas operando desde la cárcel desde donde, con simple móvil, continúan con la extorsión.

Junto a este paso, Calderón se comprometió a construir dos cárceles, con zonas especiales para secuestradores, una estrategia nacional contra el lavado de dinero y una base nacional de móviles, que comenzó este jueves su tramitación legal.

Los críticos con esta iniciativa señalan que los datos podrían ser manejados de forma negligente y caer en manos que eleven aún más la cifra de delitos. El director general de Telefónica en México, el ex ministro Francisco Gil Díaz, criticó la medida y expresó sus dudas sobre la eficacia de la nueva ley y de que forma esta puede evitar los secuestros, señaló además que daría mucho trabajo a los operadores telefónicos.

Fuente: PL.
.