BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

lunes, 15 de septiembre de 2008

ECUADOR: Rafael Correa teme que lo de Bolivia se pueda repetir en Guayaquil.


El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, advirtió ayer de que si la oposición vence en la ciudad portuaria de Guayaquil, con su tesis del No a la nueva Carta Magna, que será votada en el referendo del próximo 28 de septiembre, se podría reproducir en su país la inestabilidad que ahora vive Bolivia.

"En el supuesto no consentido de que gane el No, tendremos un foco de inestabilidad permanente" en Guayaquil, que es el bastión de la oposición ecuatoriana, señaló el jefe del Estado en una entrevista televisiva.

Según Correa, los grupos de oposición, que temen perder en el referendo a nivel nacional, pretenden vencer en Guayaquil "para seguir desestabilizando (a su Gobierno) y seguir en su proyecto separatista".

Para Correa, la oposición santacruceña en Bolivia pretende desestabilizar al Gobierno de su colega Evo Morales y por ello han generado hechos violentos.

El mandatario, además, dijo que esos grupos de Santa Cruz tienen una alianza con los de oposición en Guayaquil, Ecuador, y con los de Zulia, en Venezuela, y por ello insistió en su temor de que se puedan reproducir hechos violentos en el país si esa tendencia vence en la ciudad portuaria durante el referendo.

Si el No vence en el referendo, "en Guayaquil tendremos una nueva Santa Cruz", insistió Correa, aunque el alcalde de esa ciudad, el socialcristiano Jaime Nebot, una de las cabezas visibles de la oposición, ha negado tal extremo y ha acusado al mandatario de confundir "autonomía con separatismo".

Sobre la crisis en Bolivia, Correa señaló que en las próximas horas viajará a Santiago, para acudir a la reunión de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), convocada por al presidenta chilena, Michelle Bachelet, que lidera temporalmente el grupo.

En esa cita, dijo Correa, los mandatarios sudamericanos darán un mensaje "muy claro, que aquí no aceptaremos un nuevo Pinochet, ni separatismo".

"Se va a mantener la Democracia en Bolivia y se va mantener la unidad en Bolivia", remarcó el presidente ecuatoriano.

Por otra parte, Correa dijo que la decisión de Morales de expulsar al embajador estadounidense en Bolivia, así como la del presidente venezolano, Hugo Chávez, que también tomó esa decisión en solidaridad con el boliviano, deben tener razones.

Morales y Chávez "deben tener evidencias para haber expulsado a los embajadores" de EEUU en sus respectivos países, pero en el caso de Ecuador, "no tenemos esa evidencia", añadió Correa.

"Si yo tuviera evidencia de que EEUU, o el país que fuere, está financiando a grupos para desestabilizar el Gobierno u oponerse a la Constitución, tenga la seguridad que inmediatamente expulsaría al embajador del respectivo país", remarcó Correa.

Fuente: EFE.
.