BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

martes, 4 de noviembre de 2008

CHILE: IBAN DE REMENTERIA: IMPLOSIÓN POLÍTICA Y FARANDULIZACIÓN ELECTORAL.

.
La implosión política actual se ha expresado en las pasadas elecciones municipales como el doble triunfo de la Concertación, que no es exactamente lo mismo que el Gobierno, y de la Alianza, que si es "la oposición" ya que el sistema binominal excluye cualquier tercero, aquello pese a que en realidad tanto unos y otros vieron disminuidas y frustradas sus propias expectativas, ni la Concertación se consolidó - pero el Gobierno "bien gracias"- ni la oposición logró superar su condición de sempiterna minoría electoral en el sistema binominal.

Mientras que en el campo de los hechos, constituidos por los discursos y práctica política campea el agotamiento propositivo y la indiferenciación discursiva entre la Concertación y la Alianza. Esta indiferenciación entre la Concertación y la Alianza no se debe a que sus propuestas se asemejen sino a que no hay propuestas políticas ni de unos ni de los otros, ya que según ellos eso es algo que resolverán los expertos, sino sería "pura politiquería". De igual manera, el agotamiento de las propuestas políticas es en lo concreto la carencia absoluta de las mismas. La implosión política se manifiesta como farandulización[1] de la contienda electoral, más aún de la democracia como práctica política, no porque importantes personajes de la farándula devengan en políticos, lo cuales cierto, sino debido a que los actores o sujetos políticos, la "clase política", han hecho de esta forma más alta de la práctica humana, al decir del viejo Marx, un puro diletantismo por el poder[2].

Aquí el error de la Concertación de competir ante la Alianza con el diletantismo y la farandulazación de la política está en que la derecha siempre sabe ser mejor farandulera y diletante, a falta de discurso y carisma[3], ya que no puede decir ni lo que piensa ni lo que quiere hacer, ya que no obtendría votos, por lo mismo tampoco puede mostrarse como realmente es, ya que no es precisamente simpática. La Alcaldesa Regginato de Viña del Mar puede triplicar la votación de la Alianza en comparación con la Concertación, este hecho contundente no se explica simplemente por que ella llenó la ciudad de afiches suyos, a falta de política municipal coherente buena es la gorda simpatía de la señora Alcaldesa. A mayor abundamiento, el candidato presidencial de la Alianza es un empresario exitoso pero farandulero, más especulador financiero que emprendedor en la "economía real", que sabe muy bien como instalarse en los medios de comunicación, y para ir a la segura es propietario de un canal de televisión.

Otras veces, a falta de personajes de la farándula, se trata de reestrenar –"reencauchar" dicen los colombianos- antiguos políticos que se vieron obligados a retirarse de circulación por algún tiempo, como fue el caso del ex ministro Alvaro García en el distrito de los Girardi y sufrir una aplastante derrota, lo que junto con los casos de Rabinet en Santiago y Cornejo en Valparaíso son patéticos por su incapacidad de escuchar a la gente y no sólo a los asesores electorales, publicitarios y de imagen, este último nunca logró entender que era el Alcalde de una ciudad patrimonial a la cual hay que proteger y preservar. En cambio el caso de la Alcaldesa Regginato en Viña del Mar es proverbial, fue reelecta por el 80% de la votación, lo que la convierte en la electora binominal para la Alianza de los dos cupos de diputados de ese distrito, este exitazo comienza a asomarse como la recuperación del partido militar despinochetizado ya que incluso están dispuestos a llamar Almirante Merino al nuevo borde costero en el camino a las Salinas. Otro caso singular es el filántropo de Limache, señor Minardi de la Torre, que entre otras cosas le donó a la ciudad un nuevo edificio consistorial de estilo neoclásico, que el Alcalde de la Alianza se negó a ocupar, entonces decidió ser alcalde para poner en uso su donación y ganó para el PRI. Pero el hecho más destacable de la afloración del movimiento social en la política contingente es el éxito electoral del señor Terrazas en la Comuna de Vitacura, él lidera al movimiento "Salvemos Vitacura" que ha conseguido convocar a un plebiscito para regular las modificaciones urbanas sobre las construcciones en altura, el que se realizara en abril próximo, obtuvo el 32% de los votos en las pasadas elecciones sin el respaldo de ningún partido político, otra expresión de la politización del movimiento social por los derechos urbanos expresaría la elección como Alcaldesa de P.Aguirre Cerda de Claudina Nuñez por Junto Podemos.

Ahora, en esta crisis de implosión, indiferenzación y farandulización de la política nacional, así como las cuentas pendientes se van cobrando con estilo mafioso como le sucede a Lagos por el transantiago y Alvear por la descapitalización electoral de la DC, los barones de los partidos se aprestan a imponer en sus respectivas organizaciones "disciplinas de perro", ya que de lo contrario afloran por todas partes los "descolgados"[4], los Zaldivar, los Navarro, los Sorias, etc., etc., etc., y también los Cantero y los Bianchi por el otro bando, pues cada uno de ellos lleva en su mochila el bastón de mariscal, como alguna vez debió haberlo sentido el comandante Chavez. Porque lo que no están dispuestos a aceptar los barones de la política chilena es una repolitización de la política, ya que eso sería pura politiquería. Pese a la gigantesca lección histórica del socialismo realmente (in) existente donde el Partido Comunista al clausurar la democracia para construir tranquilamente el socialismo, despolitizó al pueblo ruso y a las otras naciones del imperio, lo que terminó por causar la implosión política generalizada[5], hoy todas esas naciones son gobernadas por la derecha política y las mafias de los negocios emergentes en la transición.

Por Ibán de Rementería
Gentileza: Asamblea Constituyente.
.