BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

lunes, 24 de noviembre de 2008

PERU: La cautela marca conclusiones de la cumbre de APEC.

Los líderes reunidos en Lima apuntan a la crisis como su principal desafío.

Pese a los llamamientos durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífica (APEC) a la apertura de los mercados y la inversión como fórmula para sortear la crisis, la Declaración de Lima, emitida al término de la reunión de dos días, fue cauta y reconoció que el proceso será todavía largo.

"La actual crisis financiera es uno de los desafíos más serios que hayamos enfrentado", dice el texto oficial, en el que los gobernantes se comprometen a actuar "rápidamente y con decisión para abordar la desaceleración económica inminente".

Al término de la cumbre, el anfitrión y presidente de Perú, Alan García, dijo que APEC hará "todos los esfuerzos para culminar los capítulos que faltan hacia la negociación y el acuerdo de Doha".

En este sentido, el portavoz de Japón en APEC, Kazuo Kodama, reveló que los líderes habían instruido a sus ministros para que participen en una reunión, en Ginebra, el próximo mes de diciembre para sacar adelante este propósito.

La Ronda de Doha es una negociación emprendida en el seno de la Organización del Comercio (OMC) con el propósito de liberalizar el comercio mundial.

Aún con estas intenciones, los gobernantes de APEC reconocieron en su declaración que el Área de Libre Comercio de Asia-Pacífico es "una perspectiva a largo plazo", lo que disipa las metas de Bogor (Indonesia) establecidas en 1994.

Aquel objetivo situaba 2010 como fecha tope para liberalizar el comercio de los países más desarrollados y 2020 para los menos avanzados.

Los gobernantes pidieron a sus ministros que adopten "mayores medidas para examinar las perspectivas y opciones de una posible Área de Libre Comercio, incluyendo la conducción de mayores trabajos analíticos sobre el probable impacto económico".

La Declaración de Lima incluye un anexo con medidas para afrontar la crisis y reconoce que la agenda de esta cumbre se vio modificada debido a este problema global.

"Uno de los retos que afronta APEC es restaurar confianza en sus economías y mantener a la región en un camino de crecimiento a largo plazo", asegura.

Los líderes apoyaron la declaración del G-20 emitida en Washington en lo relativo a la necesaria reforma de los mercados financieros y recalcaron su convicción de que "los principios de libre mercado y regímenes de inversión y comercio abiertos continuarán guiando el crecimiento mundial".

Por ello se comprometieron a abstenerse "dentro de los siguientes doce meses de elevar nuevas barreras para la inversión y el comercio de bienes y servicios".

El documento final también puso el acento en la voluntad de combatir la corrupción y las redes internacionales del crimen promoviendo la integridad de los mercados y sistemas financieros transparentes.

En relación a la salud decidieron trabajar en la disminución de enfermedades como la gripe aviar y el sida, así como promover estándares de calidad alimentaria.

Para APEC, "el terrorismo internacional y la proliferación de armas de destrucción masiva (...) son una amenaza directa", por lo que se comprometió a combatir y eliminar estos males.

En cuanto al cambio climático, APEC considera que este problema debe ser atendido de forma integral a través de la cooperación internacional y en el marco de las Naciones Unidas.

El peruano Alan García traspasó hoy la Presidencia de APEC al singapurés Lee Hsien-Loong, cuya pequeña ciudad-estado, que ostenta una fuerte economía, será sede de la Cumbre de 2009.

Fuente: Diario Hispano Chileno.
.