BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

miércoles, 10 de junio de 2009

ESPAÑA: Nuevas caras en el PSOE para las autonómicas de 2011.

Los planes ya estaban sobre la mesa, pero la derrota electoral del PSOE en las elecciones al Parlamento Europeo los van a acelerar: Zapatero quiere nuevas caras en las ‘baronías’ socialistas para los comicios municipales y autonómicos de 2011. Ya ha efectuado algunos cambios importantes (Extremadura, Madrid, Andalucía, Comunidad Valenciana…), pero hay otros en cartera que van a suponer una renovación casi total en los cabezas de cartel autonómicos. Se perfila un ‘cambio’ de caras en toda su intensidad.

Algunos socialistas lo tienen claro: la próxima ficha a mover será en Asturias, donde sin prisa pero sin pausa se ‘renovará’ al presidente autonómico, Vicente Álvarez Areces, de cara a las elecciones de 2011. En la actualidad, Álvarez Areces gobierna el Principado con apoyo de IU, pero las propias voces socialistas asturianas claman por una renovación.

Los planes de Ferraz al respecto están claros: Álvarez Areces no repetirá en los comicios autonómicos y sí será cabeza de cartel el secretario general de la Federación Socialista Asturiana, Javier Fernández Fernández, un ingeniero de Minas que ya fue diputado y portavoz en la Comisión de Industria hasta 1999. Fernández es funcionario del Cuerpo de Ingenieros de Minas del Principado de Asturias y fue director regional de Minería y Energía de Asturias entre 1991 y 1995.

El que será el sustituto de Álvarez Areces -según los planes de Ferraz- llegó a la FSA arropado por el histórico líder minero José Ángel Fernández Villa, sustituyendo en el 2000 al ex ministro Luis Martínez Noval (ahora en el Tribunal de Cuentas). Fernández consiguió pacificar el partido en Asturias y todos le han reconocido su capacidad para poner orden. Esa ‘pacificación’ es la que ha logrado que el Partido Socialista aguantara en el gobierno del Principado, aunque ‘asistido’ por la Izquierda Unida asturiana. Ahora se impone su nombre para ‘rejuvenecer’ la candidatura y afrontar con cierto posibilismo unas elecciones que se prevén muy difíciles.

Pero, ¿qué hacer con Álvarez Areces? En su momento se barajó la posibilidad de nombrar a Areces ministro o alto cargo del Gobierno central, propiciando así el relevo en el Principado desde el poder. La idea se desechó, aunque aún queda tiempo para retomarla. En todo caso, aún quedan Fundaciones o instituciones similares por presidir.




¿‘Operación Blanco’ en Galicia?

Si el objetivo es mantener como sea el Gobierno asturiano en 2011, Galicia se ha convertido ahora en la plaza fuerte a recuperar en los comicios de 2013. Para Galicia se proyectaba un cambio más ‘ordenado’: una última legislatura para Emilio Pérez Touriño, pero la derrota electoral en los comicios del pasado 1 de marzo han acelerado los planes.

Se asegura en el entorno de Ferraz que cuando José Blanco dejó paso a Leire Pajín como secretaria federal de Organización, ya estaba pensando en la asunción del Ministerio de Fomento. Los planes eran que el PSOE ganase en Galicia en las elecciones del 1 de marzo y que éste sería el último gobierno de Pérez Touriño. Así, con tiempo, Blanco se iría acercando a Galicia para presentarse en 2013. Algo parecido a lo de José Antonio Griñán en Andalucía, pero no sale porque pierden la Xunta de Galicia.

Con la derrota electoral de marzo, los socialistas gallegos se han visto obligados a renovar la dirección ddelel PSdeG-PSOE en un congreso extraordinario en el que fue elegido nuevo secretario general el ex conselleiro de Medio Ambiente, Manuel ‘Pachi’ Vázquez, en sustitución del dimitido Pérez Touriño. Pero, ¿dentro de cuatro será ‘Pachi’ el candidato o lo será el ministro de Fomento, José Blanco? En cualquier caso, en Galicia ya se ha procedido a una auténtica renovación de personas.



Extremadura y Castilla-La Mancha

En realidad, la conocida como ‘operación relevo de veteranos’ no es nuevas: ya se inició en Extremadura y en Castilla-La Mancha, aunque por motivos diferentes. En Extremadura, el histórico y irredento ‘guerrista’ Juan Carlos Rodríguez Ibarra, aunque por problemas de salud, ya cedió el paso en 2007 –después de 24 años en el cargo- al actual presidente, Guillermo Fernández Vara. Los excelentes resultados obtenidos por el PSOE en Extremadura en las elecciones al Parlamento Europeo avalan más que nunca la continuidad de Fernández Vara.

Algo parecido ocurre en Castilla-La Mancha, donde Rodríguez Zapatero logró imponer por las ‘muy buenas’ el relevo en la Presidencia autonómica al nombrar a José Bono ministro de Defensa. Su sustituto ‘desde el poder’, José María Barreda, revalidó la mayoría absoluta en los comicios de 2007, y aunque para 2011 tendrá como seria oponente a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, como muy buena imagen, no se prevé una nueva ‘renovación socialista’ en el cartel electoral de Castilla-La Mancha.




Andalucía, Aragón, Valencia y Madrid

De cara a la importante ‘cantera de votos’ que conforma Andalucía, Rodríguez Zapatero ya ha dado el primer paso para la ‘renovación’, y lo ha hecho de una forma similar a lo que hizo con Bono en Castilla-La Mancha: nombrando a Manuel Chaves vicepresidente tercero del Gobierno en Madrid. De momento, Chaves ha dejado el sillón presidencial al ex ministro José Antonio Griñán, pero hay quien afirma que Zapatero tiene un ‘tapado’ –o más bien ‘tapada’, porque hay quien todavía habla de la joven dirigente Mar Moreno- para los próximos comicios.

En Aragón, las aguas bajan turbias. Después de diez años al frente de esta comunidad, Marcelino Iglesias ya ha anunciado que no volverá a presentarse a la reelección en 2011. Pero, ¿en quién piensa Zapatero para sustituirle? En medios socialistas se baraja el nombre de dos mujeres, tal y como ya contó Diariocrítico en su día: Eva Almunia, miembro de la dirección federal, o Lucía Gómez, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Teruel y ex alcaldesa de esa ciudad.

En la Comunidad Valenciana, el cambio ya llegó de la mano de Jorge Alarte tras la renuncia de Joan Ignasi Pla como secretario general del PSPV-PSOE en octubre de 2007 por los pésimos resultados obtenidos en los comicios de ese año. Pero las cosas no están claras: el Congreso en el que fue elegido Alarte fue muy reñido -sólo obtuvo 20 votos más que su rival al cargo, Joaquim Puig- y en las elecciones europeas del pasado domingo, pese a los ‘trajes de Camps- y todo el sumario del ‘caso Gürtel’-, el PP creció en votos en detrimento del PSOE. No es fácil, por tanto, "acabar" con el jefe del Ejecutivo en la Comunitat Valenciana, Francisco Camps.



En Madrid, al igual que la Comunidad Valenciana, el cambio lo impusieron los propios resultados de los comicios de 2007. Rafael Simancas, perdedor en dos enfrentamientos electorales -en 2003, por la traición de Tamayo y Sáez, y en 2007- agotó su cupo y tuvo que ceder la cabecera de cartel a Tomás Gómez, que será el oponente del PP.

Y en Castilla y León el ‘rejuvenecimiento’ llegó de la mano del diputado por Segovia Óscar López, un dirigente de la confianza de José Blanco, que sustituyó a Ángel Villalba para intentar acabar con la hegemonía del popular Juan Vicente Herrera.

Tras la victoria en Euskadi, con Patxi López en la Lehendakaritza, a Zapatero, pues, sólo le queda despejar una incógnita, pero que se ha convertido en un hueso durísimo de roer: Cataluña. Nadie duda de que José Montilla, que domina el ‘aparato’ del PSC, continuará… pese lo que le pese -y le pesa- a Rodríguez Zapatero.

Fuente: Diario Hispano Español.
.