BIBLIA, libro mío, libro en cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para el corazón, fuerte, poderoso compañero. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos.

Gabriela Mistral

lunes, 15 de junio de 2009

PERU: Tensión entre Gobierno, indígenas y Bolivia no disminuye.

La tensión en la Amazonía peruana no disminuye: los líderes indígenas han anunciado que no dejaran de protestar y el fiscal de la República ha acusado a los líderes indígenas de apología del motín. Evo Morales ha asegurado que el gobierno de Alan García ha cometido un genocidio y el presidente peruano ha señalado que todo responde a una conspiración comunista.

El presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Amazonía (Aidesep), Alberto Pizango, y cuatro dirigentes de esta organización han sido acusados por la fiscal Silvia Sack Ramos de cometer un delito contra la tranquilidad pública contra el Estado, por su apología de la sedición y motín.

Según la fiscal, Pizango "incitó directamente a las comunidades a cometer actos delictivos (...) y llegó a elogiar incluso los actos desplegados por miembros de las comunidades indígenas respecto a la toma de carreteras y la interrupción de las vías de comunicación".

La vicepresidenta de Aidesep, Daysi Zapata, señaló que la denuncia fiscal busca descabezar el movimiento indígena: "Es una venganza del gobierno. Los fiscales y jueces simplemente cumplen órdenes contra nuestros hermanos. Si Alan García cree que enviando a la cárcel a los dirigentes se acabará la protesta, se equivoca. Habrá otros líderes que continuarán con la lucha".

Para Alan García todo lo ocurrido responde a una conspiración: "El comunismo y extremismo nacional e internacional quiere generar caos en el país. No tienen votos, pero tienen armas para matar policías". Incluso calificó lo sucedido como "un genocidio de policías por parte de elementos extremistas que quieren entregarnos a modelos extranjeros de gobierno".

De hecho, el gobierno de Perú mantine un claro enfrentamiento con el de Evo Morales a quien ha acusado de apoyar las protestas indígenas. Morales por su parte no ha parado de opinar sobre lo ocurrido en Perú.

Evo Morales calificó el conflicto ocurrido en la Amazonía peruana, en el que murieron 24 policías y 10 indígenas de ese país como "el genocidio del TLC (Tratado de Libre Comercio): "Lo que pasó en Perú, yo estoy convencido, es el genocidio del TLC, la privatización, la entrega de las selvas amazónicas de Sudamérica a las trasnacionales".

El primer ministro, Yehude Simon, ha negado en el diario El Comercio que vaya a dimitir como le pide el humalismo y el fujimorismo y ha respaldado la actuación de la ministra del Interrior Mercedes Cabanillas: "Me iré en el momento en que sienta que las cosas vuelven a su nivel, cuando el mundo nativo entienda que somos sus aliados, que tenemos una política para la Amazonía que nunca tuvo ningún gobierno".

Daysi Zapata asegura en el diario El País que Cabanillas, "cambió a la policía en Bagua y ordenó a los nuevos policías meter bala [disparar con fuego real] contra los hermanos que se defendieron como pudieron cuando se vieron provocados".

Fuente: Información y Análisis América Latina.
.